Treme

TELEVISION SERIE TREME EN LA FOTO DAVID SIMON

David Simon pasó por aquí


Es probable que los que no sois fans de The Wire, The Corner, Generation Kill o Treme estéis hasta el último pelo de que los “Simonianos” llevemos cuatro días hablando de ello, como si el Mesías Redentor hubiese pisado nuestro país y con ello se hubiesen acabado todos los problemas. La verdad es que no ha sido así, tampoco lo esperábamos, pero sin duda muchos y muchas somos un poquito más felices, algunos, aunque telefónicamente, hemos cumplido un sueño, y otros ya pueden morir más tranquilos, después de haberle dado las gracias personalmente al hombre que tantos buenos momentos televisivos nos ha proporcionado. Además de dejar por aquí (ojo autobombo) mi propia experiencia, he seleccionado otras entrevistas que también me han parecido muy interesantes para los seguidores de éste hombre que hace dos décadas aterrizó, sin querer, en la televisión.

david-simon

- “El trabajo más duro es el de yonki. Levantarse todos los días y conseguir una dosis.” En ésta entrevista de Europa Press, a cargo de Noelia Rodríguez @noeliaroalvarez (que también nos contó sus impresiones en su blog) el guionista también habla del trabajo de su colega Aaron Sorkin en la siempre cometada The Newsroom.

- Franco llega a The Wire: David Simon sueña con la Guerra Civil. Los compañeros de El Confidencial recogen en este artículo la entrevista que Simon concedió a la agencia EFE, en la que hablaron del conflicto bélico español y el periodismo, entre otros temas.

- De “sidrinas” con David Simon. Toni García @ToniGarciaRamon en El País. En la entrevista reportajeada del compañero de Prisa, que ya le entrevistó en el número 2 de Jot Down Magazine, descubrimos, entre otras cosas, que no se siente seducido por la gran pantalla y que le gustaría poder visitar El Celler de Can Roca. ¿No hay ningún seriéfilo en ese restaurante?

- David Simon, creador de “The Wire”: “Los americanos somos esquizofrénicos.” En Zoom News R. Sánchez y P. Pazos charlan extensamente con un hombre que no tiene vergüenza en reconocer que lleva seis años aplazando un libro y que habla muy clarito, por ejemplo, del socialismo en Estados Unidos.

- David Simon y el ejército imperial. En El Cultural el coordinador de la sección de cine del suplemento, Carlos Reviriego @carlosreviriego nos desvela en su artículo el stress creativo en el que vive el autor de The Corner y Homicide, además de jugosos detalles sobre los próximos proyectos en los que trabaja.

- En Tu Serie O En La Mía. En el blog de Sara B. @aleyt1 descubrimos, además de lo que le contó a ella en persona, lo que Simon dijo en sus charlas en Celsius 232, que en realidad era para lo que había venido. Su amor por la tragedia griega y sus negociaciones con HBO para mantener en antena dos años más The Wire son otras de las curiosidades que podemos conocer en este post.

- En Serie Te Lo Digo. Onda Cero, autobombo. Aquí podéis leer la entrevista completa que tuve el placer de hacerle a Simon por teléfono, acompañada de unos audios que emitimos en “JELO en Verano” dentro de nuestra sección de series de todos los lunes, llamada “Yo vi el capítulo 532 de Santa Bárbara”.  Además de destacar las razones por las que se atrevió a llevar adelante la historia de Treme, es curioso su “amor” por Orange Is The New Black, sus palabras sobre Kohjan y su aplauso para Netflix. Por cierto, de su piropo a la serie yo tengo mi propia teoría

FrasierRadioChat

De la televisión y la radio


Si algo demuestra The Newsroom es que no hay cosa que más nos guste a los periodistas que ver cómo alguien se toma la molestia de llevar nuestras interesantes (sic) vidas a la pantalla. Pero en el periodismo también se puede elegir, y mientras que hay fanáticos de la información televisada, o amante de las noticias  en papel, somos muchos lo que hace tiempo, y sin saber muy bien porqué, nos sentimos seducidos por la posibilidad de poder apretar un botón y escuchar lo que necesitemos en cualquier momento y lugar. La radio, ese invento casi centenario que para algunos jóvenes es un medio invisible, ofrece información, compañía y música por el mismo precio. Es ese medio, tan propio de nuestros abuelos,  que los smartphones han convertido en algo innecesariamente complejo, gracias inútiles aplicaciones y complicadas herramientas. El medio en el que sólo sirve escuchar, y poner en marcha la imaginación.

Quizá la importancia de las palabras, y la irrelevancia de las imágenes, sean algunas de las razones por las que son escasas las series de televisión que se han preocupado de descubrir los entresijos de un mundo al que muchas veces es mejor “no poner caras”. Sin embargo, en esta temporada que comienza, gracias a la NBC, serán dos las producciones que van a regresar a un estudio de radio, preparados para encender la luz de “On Air” y romper el silencio de las ondas. Por un lado, el esperado regreso de Matthew Perry, Go On, narrará la nueva vida de Ryan, un periodista deportivo que para sobreponerse de la muerte de su mujer acude a terapia. Por otro, en la midseason llegará Next Caller, en la que dos estrelllas de la radio, interpretadas por Dane Cook y Collette Wolfe. se verán obligadas a compartir un programa a pesar de que no tienen nada en común. La importancia del medio parece que será mayor en la segunda, ya que tal y como hemos podido observar en los primeros capítulos de Go On, Perry estará más centrado en sus preocupaciones senti/mentales, aunque Next Caller tiene cierto tufillo a Sálvame radiofónico que puede llegar a ser vergonzante.

El referente más cercano que me viene a la mente cuando pienso en la radio y las series de televisión es, curiosamente, un psiquiatra, Frasier Crane. Once temporadas dan para mucho y a pesar de que no siempre estaba garantizada la presencia de buenos momentos radiofónicos, sus tramas eran en ocasiones, lo más cerca que ha estado la televisión norteamericana de la “radioterapia moderna”. Entre 1995 y 1999, la NBC emitió News Radio, sobre las relaciones de un grupo de periodistas de la segunda cadena más escuchada de Nueva York. Más recientemente, en Treme, el inquieto Davis McAlary, personaje interpretado por Steve Zahn, ha utilizado las ondas para expresar sus proclamas y reivindicaciones, hasta que su rígido, y poco amigo de las bromas, jefe le ha enseñado la dirección de salida. Pero antes que todos ellos, la radio local de Cicely, KBHR 570 AM, de la que era dueño el Sr. Minnifield, y que tantos momentos de entretenimiento proporcionaba gracias a las reflexiones de Chris Stevens, a los habitantes de esta remota ciudad de Alaska. Para los más locales, y los más mayores, queda Tristeza de amor, de la que sólo recuerdo su apenada y ochentera cabecera, con el tema homónimo de Hilario Camacho.

Gracias a todas ellas hemos conocido las muchas particularidades de los oyentes de radio, desequilibradas estrellas mediáticas y voces, que como dice el manido latiguillo, acompañan. Se echa en falta una producción seria, que como ya se ha hecho con el mundo de la tele o de los periódicos, narre los entresijos del medio. Dentro de unos años quizá, la industria encuentre un Aaron Sorkin radiofónico, que se empeñe en mostrar los entresijos de un mundo que va más allá de la música y la psicología, que hasta hace poco era el primero en contar la noticia y que, a mi modo de ver, exije una creatividad mayor que la prensa escrita o la televisión. Hasta entonces, sintonicen sus transistores y déjense llevar por las voces de aquellos que, a cualquier hora del día y de la noche, están ahí.

4351691

Las series son para el verano


Que mejor momento para sumergirte en una historia interesante que ésta época del año en la que tienes más de quince días libres y mucho tiempo por delante. Entre la playa, la piscina, salir de fiesta e ir al campo siempre queda un hueco que cubrir con una buena producción que comentar a pie de piscina o a la vuelta de vacaciones… Aunque hay otros que simplemente necesitan llenar el tiempo libre que les deja las vacaciones de sus amigos, que no las suyas, el quedarse de Rodríguez, o  porqué no, el parón futbolístico estival. El caso es que cada vez somos más los amantes de las series, y tras una temporada con grandes momentos, queremos seguir disfrutando de buenas producciones en verano. Yo ya tengo mis planes, que por supuesto son irrealizables, pero en los últimos días he visto a más de uno pidiendo consejo para pedir la ausencia dejada por Juego de Tronos o Homeland, recientemente terminadas en Canal +, entre otras. Y aunque no va a poder ser, ya os lo digo, hay cositas muy necesarias y recomendables con las que disfrutar las calurosas sobremesas de verano.

- El Séquito (Entourage): Me la recomendaron el verano pasado y acertaron, porque esta comedia de HBO además de verse casi sin querer, es una buena comedia que nos descubre las grandezas y miserias de Hollywood. Vincent Chase es un joven actor neoyorquino, que llega a Los Ángeles con la intención de triunfar en el mundo del cine, en la compañía de sus amigos Eric y Turtle y su hermano Johnny “Drama”. Por si cuatro hombres no son suficientes, el agente de Vincent es Ari Gold, del que sólo voy a decir que es uno los mejores personajes de la televisión. Noventa y seis episodios en los que acudiremos a muchas fiestas, comeremos mucha pizza, veremos chicas guapas y sufriremos otros peligros que entraña ser actor. Es muy recomendable para aquellos que sientan curiosidad por la trastienda del mundo del cine, las historias de grupos de amigos y las comedias ligeras e interesantes.

- Treme: Más seria resulta la última producción de David Simon, responsable de The Wire y que desde hace un par de años se ocupa de Treme. Esta serie, que en septiembre estrenará su tercera temporada, es un drama que relata la vida de los habitantes de Nueva Orleans tras el paso del Katrina. En sus dos primeras temporadas  ésta producción de la HBO nos traslada a la ciudad tres meses después del paso del huracán que dejó tras de sí casi dos mil víctimas, y nos invita a conocer diferentes puntos de vista de los afectados, así como su música, un personaje más de la serie.  Recomendable para aquellos que les gusten las historias humanas y personales, los amantes del jazz y los que quieran conocer un poco mejor la heterogeneidad cultural de una ciudad tan interesante.

- Hermanos de sangre: En un tono más épico e histórico se encuentra esta producción que a pesar de que cuenta ya con diez años en sus espaldas siempre resulta necesario conocer. Los chicos de la compañía Easy son soldados estadounidenses que se encuentran en Europa para participar en la II Guerra Mundial, una adaptación producida por Steven Spielberg y Tom Hanks basada en el libro homónimo de Stephen Ambrose. Muy recomendable para fans de películas como Salvar al soldado Ryan y para aquellos que disfrutan conociendo un poco más un hecho histórico como fue esa guerra, con una recreación que se encuentra entre las cinco producciones más caras de los últimos años.

- Friends: Ni treinta segundos hay que esperar para reírse con uno de los grupos de amigos más conocidos de la historia de la televisión. Se tratan de Mónica y Chandler, que junto a Phoebe, Joey, Rachel y Ross protagonizaban, y eran, Friends, una de las mejores comedias recientes de la televisión. Este grupo de amigos que tratan de madurar, crecer y convertirse en adultos en el frenético dia a día de Nueva York nos enseñan con humor y grandes momentos televisivos grandes verdades sobre la amistad, el amor y la vida. Es una serie que nos resulta conocida para casi todos,  pero que quizá resulta necesaria para nuestros hijos, sobrinos, hijos de amigos y demás familia no,que encontrarán en sus diez temporadas una historia muy interesante a la que resulta imposible no cogerle cariño.

- Justified, La Ley de Raylan: También hay series que se ocupan de géneros más tradicionales, como es el western moderno de Graham Yost que protagoniza Raylan Givens. Givens forma parte del cuerpo de los Marshal y tras trabajar en Miami es trasladado, para su desgracia,  a Harlan, su ciudad natal. Esta localidad situada en el estado de Kentucky, a la que le canta con el título Harlan County Line la estrella del country Dave Alvin, es un lugar que merece la pena visitar para conocer a los contrabandistas, traficantes y demás carne de cárcel. Es una producción recomendable para aquellos a los que les gustan los personajes de gatillo fácil, las ciudades “casi” sin ley y las series de policías poco comunes.

- Las Chicas Gilmore: Totalmente diferente es la historia de AMy Sherman- Palladino y que trata sobre la vida de Lorelai y Rory Gilmore, madre e hija, que viven en la ciudad ficticia de Stars Hollow. Durante los capítulos se tratan temas como la familia, amistad, los problemas de instituto o las  relaciones generacionales y sociales. Sus 153 episodios se caracterizan por sus rápidos diálogos y las continuas referencias culturales a la música, la literatura o el feminismo contemporáneo. Con Lauren Graham y Alexis Bredel al frente del elenco, Las Chicas Gilmore sobrevivió a la competencia de Friends y supo encontrar su fiel público y contar con el beneplácito de la crítica. Así que esta última recomendación es para todos aquellos que quieran disfrutar historias de madres solteras, de adolescentes inteligentes y familias, casi siempre bien avenidas.

Delmond

Nueva York y las series (2)


Según la página web State Master, el estado de Nueva York es el segundo en número de restaurantes, sólo por detrás de la cinematográfica y soleada California. Más de cincuenta mil lugares en los que pasar un buen rato, comer, cenar, beber o charlar, que en la ciudad de Nueva York, y según donde, y cuando, se mire, se quedarían entre cinco  mil y siete mil. En cualquier caso la ciudad que nunca duerme siempre está abierta al entretenimiento y la buena gastronomía, y algunas series se han ocupado de reflejarlo fielmente.

4.- Treme, HBO (2010-….)

A pesar de que la mayor parte de la acción de la serie de David Simon se desarrolla en Nueva Orleans, la necesidad de nuevos aires de algunos personajes les lleva a mudarse a la gran ciudad de la Costa Este, donde nunca dejan de tener cerca sus orígenes. Por un lado, el personaje  interpretado por Kim Dickens (Janette Desautel) trabaja en la Gran Manzana junto a grandes figuras de la cocina neoyorquina, como por ejemplo Eric Ripert. El prestigioso chef del restaurante especializado en pescados y mariscos más conocido en todo el estado, Le Bernardin, participa en la serie desde su propia cocina, situada entre 155 West 51st. A medio camino entre el Theater District y Central Park, el restaurante también cuenta con carnes y unos postres delicatessen que quitan el hipo, lo que unido a sus tres estrellas Michelin, lo sitúa al alcance de pocos bolsillos.

Por otro lado, el hijo de Albert Lambreaux, Delmond, continúa su carrera musical en Manhattan, donde el jazz se vive intensamente. Uno de los lugares en los que actúa junto a la banda de Christian Scott es en el Dizzy´s Club Coca Cola, situado en la quinta planta del edificio Time Warner del Lincoln Center. Con unas vistas impresionantes del Upper East Side y Central Park, el amplio y elegante local cuenta con una interesante programación, imprescindible para los amantes del jazz que visten la ciudad.

5.- Mad Men, AMC (2007-…)

La importancia de Nueva York en la serie de Matthew Weiner queda patente capítulo tras capítulo, ya que la serie no sería la misma sin los brillantes decorados que la ciudad le otorga. Son numerosos los artículos que podemos encontrar sobre las localizaciones que encontramos en la serie, aquí sobre la serie en general y aquí sobre los bares y restaurantes en los que se mueven Don Draper y compañía. Si tuviese que quedarme con cinco lugares que me gustaría visitar, el primero de ellos sería el P.J Clarkes, situado en el 915 de la Tercera Avda, al que contemplan 125 años de historia y en el que Peggy y sus compañeros de trabajo se reunieron para celebrar el éxito con Belle Jolie. Por su arquitectura, más que por su menú elijo el Grand Central Oyster Bar (en la foto), un curioso restaurante situado en el nivel inferior de la estación Grand Central, en el que Don y Roger se ponen hasta arriba de cocktails y ostras. Para irnos de compras resultaría imprescindible visitar los míticos almacenes Bloomingdale´s, que Peter Campbell visita para devolver un incómodo regalo de bodas. Si lo que queremos es abastecernos y hacer una compra de calidad el centenario negocio de la familia Ottomanelli será un lugar perfecto en el que encontrar buenos filetes para celebrar el Memorial Day, como también hizo Peter. Y para terminar, más por amor a la producción que por otra razón, que menos que visitar el número 285 de Madison Avenue, lugar en el que estaría situada la agencia de publicidad en la que trabajan los personajes.

6.- Friends, NBC (1994-2004)

El grupo de amigos más conocido de los noventa residía en Greenwich Village, un barrio bohemio en el se han localizado decenas de películas y serie. Ross, Chandler, Mónica, Phoebe, Joey y Rachel se movían entre Grove Street y Bedford Street, donde vivían en dos edificios diferentes, uno frente a otro, y entre secuencias podíamos apreciar el Arco Washington, a la entrada de Washington Square Park, o la tienda Village Cigars, situada en la esquina de Christopher Street con Seventh Avenue. Pero más allá de su idílico barrio, los simpáticos chicos de la NBC también nos mostraron el mítico Madison Square Garden, en el 4 de Pennsylvania Plaza, el Museo de Historia Natural, en el 200 de Central Park West o la tienda de Ralph Lauren en la que trabajaba Rachel, en el 867 de Madison Avenue. Para los amantes de la gastronomía interesados en el lugar de trabajo de Mónica, Moondance Dinner, donde también trabajó Kirsten Dunst en la película Spiderman, podrán encontrarlo en el estado de Wyoming, a donde fue llevado en 2007. En su lugar, en la Sexta Avenida, entre Grand Street y Canal Street, se encuentra ahora el The James Hotel.