The West Wing

Y tú ¿qué aniversario celebras hoy?


Los caprichos de la siempre cargada agenda televisiva del mes de septiembre han querido que un día como hoy se haya convertido, con el paso de los años, en una jornada cargada de nostalgia seriéfila. Mientras nos adentramos lentamente y sin remedio en la temporada 2014-2015, que no parece destinada a hacer historia en la pequeña pantalla, somos muchos los que miramos atrás con melancolía, preguntándonos cómo se vivió una temporada tan excelente como la 1994-1995, dónde estábamos hace diez años, cuando varias de las series imprescindibles en muchas listas se estrenaron, o cuánto falta para poder vivir una de esas épocas que hacen historia en la televisión. Pero de momento nos conformaremos con vivir una jornada como ésta, en la que tantas buenas series conmemoran unos aniversarios tan redondos.

20353688

- Friends. 22 de septiembre de 1994, NBC.

- Audiencias: Rachel, Monica, Ross, Chandler, Joey y Phoebe se encontraron por primera vez, frente a los espectadores de la NBC, tal día como hoy, y las primeras impresiones fueron más bien tibias. Sin embargo, su excelente posición en la parrilla otoñal de la NBC, entre Mad About You, con su tercera temporada, y Seinfeld, en la sexta, le beneficiaron, y en su éxito de audiencia tuvo mucho que ver con que esas entregas fuesen las más vistas de ambas producciones. El cambio en primavera no le perjudicó, y la serie terminó con más de veinte millones de espectadores, una media que se mantendría en sus diez temporadas.

- Nos marcó por que conocimos la treintena que toda una generación siempre envidiará, nos regaló la inevitable asociación mental armadillo-David Schwimmer, nos explicó la importancia de los descansos en las relaciones, y de no equivocarse de nombre cuando te casas, nos demostró que en Nueva York también se pasan la vida en la cafetería, e hizo de Acción de Gracias una de las fechas más importantes en el calendario seriéfilo. Y un millón de cosas más, que cada uno particularmente asocia a esta serie de la que resulta difícil encontrar algún detractor.

- Y ahora, veinte años después sigue siendo importante lo que hagan sus actores, que continúan siendo estrellas invitadas de programas ansiosos por acoger una reunión del elenco, por muy reducida que sea. Del que fuera un reparto prácticamente desconocido nos queda, a día de hoy seis intérpretes que, prácticamente, trabajan por placer. Cox está a punto de terminar Cougar Town, Aniston hace más cine que tele y Kudrow más tele que cualquiera de ellas, mientras que en los chicos, nos encontramos con LeBlanc centrado en la cuarta entrega de Episodes, Perry esperando encontrar algo que no cancelen y vaya más allá de un papel episódico y Schwimmer visitando de vez en cuando alguna de las series de sus compañeros o doblando películas de animación. Pero sólo por placer.

5mx9fY8FFXs

- The West Wing. 22 de septiembre de 1999, NBC.

- Audiencias: el inigualable universo que encumbró a Aaron Sorkin a los altares de la producción dramática televisiva llegó por primera vez a las casas de todos los estadounidenses un miércoles, entre el programa semanal Dateline y la décima temporada de Ley y Orden. A pesar de que la competencia era más bien discreta, la audiencia no acogió con especial entusiasmo a la serie, que se tuvo que conformar con una media de nueve millones de espectadores. Pero la crítica sí supo ver el potencial del presidente Bartlet y su equipo, y fueron muchos los que destacaron su ritmo, su pasión y su ingenio, algo que posteriormente reconoció la Academia de la Televisión, que la nominó para 18, de los que se llevó a casa la mitad, todo un hito para una serie de estreno.

- Nos marcó porque no tuvo reparos en ser compleja e inteligente, mientras nos daba un curso intensivo de política norteamericana, introdujo en nuestras vidas el siempre aplaudido, y envidiado Walk And Talk, creó a partir de países ficticios situaciones aplicables a la política internacional de hoy en día y jugó con la historia presidencial del país, mostrándole a Obama los pasos que debía seguir para conquistar el corazón de los norteamericanos, tal y como hizo el bueno de Matt Santos. Y nos marcó tanto que seguimos esperando a encontrarnos con ese Sorkin, que parece recordar sólo lo peor de sí mismo.

- Y ahora precisamente Sorkin regresará en noviembre para despedirse con toda la dignidad que pueda con su último proyecto televisvo, The Newsroom. En lo que respecta al elenco, a Rob Lowe, Bradley Withford y Dulé Hill les hemos seguido viendo en la tele, pero con su vis cómica gracias, entre otras, a Parks & Recreation, la fracasada Trophy Wife o la exitosa Psych respectivamente. La grandiosa Alison Janney sigue haciendo historia en el medio y en la última ceremonia de los Emmy se llevó sendos premios por sus trabajos en drama, con Masters Of Sex, y comedia, con Mom. Y a Richard Schiff le hemos podido ver últimamente en Murder in The First y en Manhattan. En lo que respecta al presidente, en los ocho años que han pasado desde el final de la serie, Sheen ha hecho de todo, y próximamente le podremos ver en una comedia de Netflix junto a Jane Fonda y Lily Tomlin, firmada por Marta Kauffman y con el título de Grace And Frankie.

1384843700_746_resized

- Lost. 22 de septiembre de 2004, ABC.

- Audiencias: 18 millones de espectadores se pusieron frente al televisor para recibir este drama que en seis años logró convertirse en un auténtico fenómeno mundial. El capítulo doble con el que conocimos a los pasajeros del vuelo Oceanic 815 que iban a parar a una isla perdida, entró en la historia de la televisión siendo uno de los más caros de su época, con un coste de entre 10 y 14 millones de dólares. Y las críticas fueron a la par de la recepción, y las impresiones iniciales en torno a la primera entrega de la serie fueron muy buenas, destacando esos ingredientes imprescindibles que nos ganaron a todos: una historia intrigante, unos personajes atractivos y una acción poco frecuente en la pequeña pantalla.

- Nos marcó porque supo mantenernos interesados por el devenir de la historia durante seis temporadas, fue la producción que inauguró esa afición tan dañina de especular con el futuro de la trama y nos hizo soñar con aviones, islas perdidas, viajes temporales y billetes de lotería premiados. Y porque aunque “sólo” era una serie, se convirtió en un tema más del que hablar con tu jefe, tu prima, o un desconocido follower, en una serie símbolo, que con su propio nombre sirve para expresar un estilo, tanto en el fondo como en la forma, y en un recurso fácil cuando se aproxima el final de una producción y la expectación hace temer lo peor. Ah!! Y en un aval en el curriculum de sus creadores, que hacen que el mundo tenga una fe ciega en cualquiera de sus nuevos productos.

- Y ahora precisamente Lindelof y Abrams siguen creando series como churros y mientras el primero ha despertado filias y fobias con The Leftovers, Abrams fracasó en su última incursión con Believe, y tiene varios Star Wars y Star Trek entre sus próximos planes cinematográficos. En lo que respecta al reparto, últimamente hemos podido ver a varios de los intérpretes masculinos en diversas producciones, como Josh Holloway con Intelligence, Henry Ian Cusick en The 100, Terry O´Quinn con Gang Related, Daniel Dae Kim con Hawai 5.0, Naveen Andrews en Once Upon a Time In Wonderland o Michael Emerson con Person Of Interest. En lo que respecta a las féminas, a Evangeline Lilly le volveremos a ver en The Hobbit, mientras que Yunjin Kim apareció recientemente en Mistresses y Emilie de Ravin ha trabajado dos temporadas en Once Upon a Time. Por último, Matthew Fox tiene pendiente estrenar dos películas, en las que seguramente espera salir más d elo que le pudimos ver en World War Z.

P.D: Cuando termine de ver Veronica Mars podré sumarla a esta lista. Estrenada el mismo año (y día) que Lost, la serie también consiguió conquistar el corazón de muchos espectadores que, después de su final, hicieron posible la película con la que siempre soñó Rob Thomas, un hecho que ha animado a otras producciones a dar el salto a la gran pantalla a modo de despedida o simplemente a plantearse el crowfunding como una forma de financiación tan válida como cualquier otra.

 

01_NUP_158145_0022

Adiós al filibusterismo


Hace unos días los demócratas del Senado estadounidense decidieron limitar la capacidad de la minoria en la cámara. Si un legislador pedía continuar el debate sobre un nombramiento o pronunciaba una objeción de cualquier clase, la única forma de seguir adelante era si tres partes de la cámara votaban hacerlo. No es que este blog se haya vuelto político, sino que las tramas de las series con un alto componente gubernamental tienen ahora que despedirse de esas situaciones tan encantadoras llamadas filibusterismo. Si bien es cierto que para ejercer el filibusterismo no era necesario exclusivamente levantarse de la silla, hablar sin parar y atenerse a unas reglas que ponían a prueba la vejiga y el estómago de los objetantes, esta es la forma más común en la que los filibusteros han sido trasladados a la ficción. Las últimas producciones en hacerlo o tocar el tema del filibusterismo, han sido Parks and Recreation (en dos ocasiones) y Veep, donde Selina Meyer, al estilo demócrata de la últimas semanas, trataba de terminar con el filibusterismo. Quizá la primera vez que todos vimos un filibustero en la ficción fue en El Ala Oeste de la Casa Blanca, con el entrañable aunque cansino senador Howard Stackhouse.

Patton-Oswalts-Star-Wars-Filibuster-Parks-and-Recreation

- Parks And Recreation. La comedia protagonizada por Amy Poehler utilizó el filibusterismo como argumento en el decimonoveno episodio de la quinta temporada, titulado Article Two. En él Patton Oswalt, actor invitado que debería volver a Pawnee esta temporada, interpreta a un fanático de la historia de la ciudad… Y de Star Wars y la Marvel. Y es que el personaje que interpreta, Garth Blundin se opone a la propuesta de Leslie que consiste en revocar 110 leyes obsoletas, después de que ella misma se de cuenta que la localidad no puede seguir trabajando con una legislación de hace siglos. Para detener la votación sobre la revocación de las leyes el personaje de Oswalt se acoge a la posibilidad de ejercer el filibusterismo, negándose a ceder su turno para así no poder votar el nuevo proyecto de ley. Y su filibusterismo consiste en compartir con los presentes algunas de las ideas que tiene para el séptimo episodio de la Guerra de las Galaxias, del que está al cargo J.J. Abrams. A pesar de que en el episodio apenas se recogen cuarenta segundos de su “speech”, en el que por cierto se puede ver a Knope hablando del retraso que supone el filibusterismo, el parlamento de Blundin duró ocho minutos, y podéis disfrutarlo aquí.

En el reciente episodio seis de la sexta temporada, es la propia Leslie quien recurre al filibusterismo, muy a pesar de Ben y su fiesta de cumpleaños. Y es que el malvado concejal Jamm convoca una sesión especial para plantear la posibilidad de que en las próximas elecciones de Pawnee sólo voten los ciudadanos que residan en una calle de la localidad, no los que son de la recién anexionada Eagleton. Leslie se opone y reconoce que se acogerá a la maniobra de dilación para que la votación no tenga lugar durante el resto de la sesión… Y todo ello mientras está subida a unos patines, lo cual hace del filibusterismo algo mucho más complicado que habitualmente, donde va a parar… Durante algunas secuencias podemos ver a Leslie patinando por la sala del consejo de la ciudad mientras les cuenta sus inicios en el mundo electoral, votando por “Mildred” su cerdito de peluche, que finalmente fue derrotado por su gato Pancakes porque tenía más presupuesto… Cansada de los patines decide quitárselos, lo cual le supone una de las tres amonestaciones permitidas. La segunda llega cuando recibe ayuda de Ben en forma de avión de papel, haciéndole saber que quizá las cosas no salgan como ella espera aunque cuente con el apoyo eagletoniano y afortunadamente, y a pesar de las tentaciones de Jamm en forma de refrescantes granizados de margaritas, consigue terminar sin recibir una tercera, aunque con muchas muchas ganas de ir al baño. Tal y como reconocieron los creadores de la serie, esta trama se inspiró en la filibustera Wendy Davis.

- Veep: En el segundo episodio de la primera temporada Selina Meyers mantiene conversaciones con senadores para sacar adelante el proyecto antifilibusterismo, o como ella y su equipo denominan, terminar con el “desatasco de dilataciones” (en la versión doblada). Para conseguir el apoyo de un representante importante, el senador Doyle, Selina se ofrece a conseguirle cualquier cosa que necesite, incluso apoyo para su reelección. Sin embargo él lo rechaza, le pide algo que no puede conseguir sin estropear el trabajo de su equipo y además le dice que conseguir acabar con el filibusterismo es como “persuadir a alguien para que se pegue un puñetazo en la cara”. Que probablemente sea lo que los demócratas sientan que han hecho dentro de unos años, cuando los republicanos regresen al poder. Con la habilidad que le caracteriza a Selina, las negociaciones quedan estancadas cuando el apoyo del senador queda condicionado al trabajo de Selina en otro ámbito, totalmente diferente y en el que la Vicepresidenta no puede hacer demasiado.

- El Ala Oeste de la Casa Blanca. El 14 de marzo de 2001 llegaba, probablemente, el primer filibustero de ficción a la pequeña pantalla. A pesar de que todo el equipo del presidente Bartlet está deseando marcharse a comenzar el fin de semana, el senador por Minnesota, Howard Stackhouse, no parece muy dispuesto a ello. Porque como dice el Presidente, “No subestimes la voluntad de un abuelo”. El anciano, para alcanzar las once de la noche, la fecha límite con la que provocar el suspenso de la votación contra una ley sobre salud infantil, comienza leyendo un libro de recetas, posteriormente se lanza a deleitar a los oyentes con un manuel de naipes y con algo más de enjundia, por último, decide leer un libro de Dickens. CJ, que alega que el filibusterismo es la democracia en estado puro, debe hacer frente a las quejas de todos sus compañeros y de la prensa, que tienen interesantísimos planes por delante. A ella todo lo que le queda es escribir a su padre contándole lo que sucede y la razón por la que llegará tarde a su cumpleaños. Cuando el Presidente descubre las motivaciones que han llevado a Stackhouse a permanecer allí, contra viento y marea, resitiendo al hambre, la sed, o las ganas de ir al baño, decide echarle una mano, en forma de pregunta dividida en 20 partes diferentes, ante las que “quizá el senador quiera sentarse y beber un poco de agua”.

Si bien es cierto que la última es una visión romántica de las altas esferas políticas, y las tres primeras son las versiones gamberras… ¿Que será ahora de las minorías protestonas? ¿Sirve de algo formar parte de la minoría? ¿Los republicanos han desvirtuado y utilizado tanto el obstruccionismo que han terminado matándolo? ¿De donde vendrán ahora las tramas políticamente alocadas? Ay, la democracia, a veces tan poco democrática, tan previsible, tan abusona.

masters2_0

Querida Allison Janney:


Era de esperar que quien repitiese en esta sección tendría que ser, para bien o para mal, alguien muy destacado. Pero quién me iba a decir a mí, hace casi tres años, que serías , mi admirada Allison Janney, y además por un merecimiento doble. Y tan meritorio. Porque si hubo que esperar cinco años desde que finalizase El Ala Oeste de la Casa Blanca, para verte regresar a la pequeña pantalla, y no precisamente en las mejores condiciones (Mr. Sunshine) dos años después, tras muchas voces en series de dibujos animados, y apariciones puntuales en The Big C y Veep, el destino, la casualidad o quizá, por una vez, ese par de personas que todos necesitamos y que han tenido en cuenta tu trabajo, han querido devolverte a la pantalla por partida doble y con dos grandes, y antagónicos papeles.

Mom2

No voy a negar que, de primeras, y a pesar de que eras la principal razón para que me animase a ver Mom, no me pareció atractivo ni tu papel ni la producción. Pero supongo que es el síndrome de la comedia nueva, que no se asienta hasta los cuatro o cinco episodios. Para cuando me quise dar cuenta estaba en el séptimo capítulo, viendo como, con toda tu mala leche, tu capacidad contestataria y tu ironía, tratabas de asumir que había llegado la menopausia. Y tal y como has demostrado en las últimas entregas de la producción de Chuck Lorre, lo haces como si la comedia y tú hubiéseis sido amigas toda la vida, y lo tuyo fuese hacer reír a la gente, en vez de esos papeles serios y contundentes por los que siempre se te ha conocido en la industria. Para sorpresa de todos, o casi todos, gracias a tu enorme talento, también eres capaz de encarnar a una señora que trata de cambiar lo que ha sido toda su vida, una mala madre y una alcohólica, para reconciliarse, con el mundo y consigo misma.

Pero también has tenido tiempo para eso, y si en Estados Unidos los lunes pueden verte haciendo de abuela ex alcohólica en Mom, los domingos se sientan a disfrutar de como te metes en el papel de una mujer “felizmente” casada de finales de los años cincuenta en Masters Of Sex. Seamos realistas, al igual que con Beau Bridges y The Millers, ésto resulta un poco bipolar. Pero somos muchos los que opinamos que tu papel y tu trabajo engrandecen, aún más, la producción de Showtime que, sin duda, es una de las sorpresas más gratas de la temporada 2013-2014, y probablemente de éste año. Porque Margaret es ese personaje que faltaba en los primeros episodios, la encarnación de la mujer adulta, con décadas de matrimonio a sus espaldas, que un buen día se cansa de su posición, y de las apariencias, y quiere vivir y simplemente ser feliz. Sin engañarse a sí misma, sin falsear la realidad, admitiendo que aunque ha habido errores en tu vida, todavía está a tiempo de cambiar las cosas y disfrutar. O por lo menos, que no es ley de vida sentirse cada mañana vacía, como un florero abandonado.

Sin duda el tuyo es uno de los regresos televisivos más ansiados y es esperable, y deseable, que en próximas entregas de premios, además de verte por la alfombra roja, te veamos por lo menos entre las nominadas…. De premios ya no hablamos, que soy de las que cree que son pocas las academias, sindicatos y demás grupetes, que saben reconocer el talento. Ellos se lo pierden. Por lo menos, tal y como esperaba en mi anterior misiva, los buenos guiones han llegado. Y mientras tanto es una placer saber que, pase lo que pase con Mom, que tiene la temporada completa asegurada,  y a no ser que los guionistas de Masters of Sex decidan deshacerse de tu personaje, que espero que no, también regresarás la temporada que viene. Por si no fuese suficiente Days and Nights con Ben Whishaw y Katie Holmes, Tammy con Melissa McCarthy, Susan Sarandon y Kathy Bates, The Reluctant Professor, con Hugh Grant y Marisa Tomei, y (ésta si que tiene buena pinta) A Book Of Common Prayer con la también televisiva Christina Hendricks, son tus próximos proyectos en la gran pantalla. Eres la viva encarnación de que todo llega, si el talento, el trabajo y la paciencia acompañan. Congrats dear.

Lo mejor de 2011 (de lo que he visto)


Al igual que me he revelado contra la broma esa llamada premios Emmy de la Televisión, me rebelo contra las listas de las mejores series del año, entre otras cosas, porque no me ha dado tiempo de ver todo lo que se ha estrenado en este 2011 que se acaba. Pero sí que puedo afirmar, sin ruborizarme, que probablemente este haya sido el año que más series he visto. Así que ahora que parece que hay que hacer repasos yo os voy a dejar aquí el de las diez mejores series que he visto. Que en realidad no son diez, pero bueno, yo a lo mío.

1.- Friday Night Lights. Me vi la primera, disfrutando mucho, la segunda por curiosidad y la tercera por enganche. Conseguí dejar el resto para éste invierno, y he sobrevivido al año en que ha terminado sin conocer su final, aunque sabiendo que como la primera ninguna. Muy recomendable para los que les gustan las ficciones deportivas y estudiantiles, sin ser lo último sinónimo de adolescente, los amantes de las producciones originales y los dramas de lagrimón.

2.- Justified. Me he puesto al día, que no es poco, y en unos días estaré disfrutando de la tercera temporada de las historias de Raylan Givens y el Kentucky profundo. Tal y como había leído, la primera temporada es difícil, porque tiene un arranque impreciso y no es hasta el sexto o séptimo capítulo cuando la trama se centra en lo verdaderamente interesante. Con secundarios de lujo, como Walton Goggins y la premiada Margo Martindale, es muy recomendable para los que les gusten las series de policías, la américa más allá de las grandes ciudades y los tipos duros con carácter.

3.- White Collar. Sí yo confieso, ahora mismo y en estas líneas, que Matt Bommer y Tim De Kay me tienen ganada para la causa y soy muy fan de estos señores, especialmente antes de echar la siesta, cuando lo que menos necesitamos es pensar. Pero a pesar de ser fácil, no resulta insultante, es una serie bien hecha, interesante y con personajes e historias curiosas que consiguen mantener el interés del espectador. Aunque en Cuatro, probablemente, no opinen lo mismo. Para los que quieran una serie de guaperas, de polis o “de no pensar”.

4.- Y en el extremo contrario… The West Wing. Siempre he tenido mucho respeto, y mucha pereza, por esta serie que, cuando la ponían en La 2, parecía tan seria… Y lo es, es una serie muy seria, y muy compleja, que puede aburrir a todos aquellos que no tengan el más mínimo interés en la política estadounidense. Pero prejuicios a parte The West Wing es una serie muy enriquecedora, de la que siempre se aprende algo y no hablo sólo de geopolítica…. Para los fans de Sorkin, de los entresijos de la política y los que quieren decir en el café que se han visto todas las grandes series.

5.- Donde no faltará The Sopranos. No voy a tardar en reconocer que de no ser porque comencé a verla con mi compañero de fatigas no habría llegado ni a la mitad de la segunda temporada… Pero resulta que el Sr. Soprano necesita su tiempo, y después de presentarnos a toda la familia y situarnos en el complejo mundo de la mafia de Nueva Jersey, la tercera temporada me sorprendió gratamente y me enganchó hasta el final. Para los amantes de las pelis de mafiosos, de sus series, de los dramas familiares y las fobias sin solución.

6.- Crematorio. La gran esperanza blanca, o el porqué todavía no podemos decir que en España no se hace nada bueno… Algo hay. Con localizaciones creíbles, una trama interesante y unos actores en su punto justo de cocción Canal + nos regaló en 2011 esta adaptación del libro homónimo de Rafael Chirbes. Además estamos de enhorabuena, puesto la cadena volverá a apostar por la producción propia y el año que viene estrenará Falcón. Para los que dicen que nunca verán producto nacional, o los que les guste la corrupción política.

7.- Las nuevas temporadas de The Good Wife y Downton Abbey. Aunque la primera echa en falta algo de la brillantez de su segunda temporada, los fans de las aventuras de Alicia Florrick en el Chicago de hoy en día y de los culebrones de época hemos disfrutado como enanos este año en el que los primeros se han soltado la melena y los segundos se han enredado, ambos con calidad…  Para los que les gusten las series de abogados y los dramas ligeramente culebronescos en el primer caso, el culebrón elegante para el segundo.

8.- Miniseries y similares. Para aquellos que tiene menos tiempo, que no quieren engancharse, que son más de dosis cortas. De este año dos cositas de una de las actrices británicas del año, Romola Garai, con la adaptación del libro The Crimson Petal and the White y la encantadora The Hour. Un drama de época y una historia de periodistas y políticos, ambas con el sello de calidad británico que asegura un buen producto. De las que llevaba con retraso, Generation Kill. No creo que haga falta decir más que David Simon e Irak. Sin llegar a más de un capítulo, pero en híbridos extraños Carlos, la historia del terrorista conocido como El Chacal, brillantemente interpretado por Edgar Ramírez y  The Field of Blood, más por su historia (periodistas) que por su brillantez. Para terminar, aquellos que estén disfrutando con Claire Danes fuera de sí en Homeland, que le echen un vistazo a la película de la HBO, Temple Grandin. Que por otro lado también cuenta una historia muy interesante, todo sea dicho.

9.- Afortunadamente, aunque sin estridencias, de los estrenos de final de año se puede salvar algo. Homeland y American Horror Story son las agraciadas, aunque quizá no se vayan en su punto más alto y la incógnita sobre lo buena que será una segunda temporada queda en el aire. Para los que les gustan las intrigas políticas y las propuestas originales (de miedo). Para los que se quieren reír de los moderos, apuntaros 2 Broke Girls.

10.- Pero no hay nadie infalible y yo también he perdido mi tiempo. Viendo series y escribiendo, porque me quedo con ganas de tragarme los posts de Pan Am y Falling Skies. La primera me da más pena que la segunda, porque empezó con elegancia e interés, pero un montaje muy desafortunado y unas tramas que no interesan por igual me hacen plantearme, también con pena, si me veré los de enero. De la producción de Steven Spielberg poco se puede decir… Bueno sí, que con Spielberg no basta.

¡Feliz y seriéfilo 2012!!