Game of Thrones

girlscatsPRINC

Felinos en serie


Todo aquel que me siga en Twitter, o en Instagram, o me conozca, sabe de mi amor por los felinos y muy especialmente por el ejemplar con el que comparto casa, cama, mesa y comida, mi querida Claire. Pero mi simpatía por este animal doméstico que siempre vivirá señalado por la simpatía que despiertan sus afables primos los perros, no se queda en el propio, sino que se extiende por la especie en general y si de mi economía y mis posibilidades se tratase me convertiría en lo que vulgarmente se conoce como “la loca de los gatos”. Ante los imposibilidad de serlo, traslado mi interés a casi todos los ámbitos de la vida, de Youtube y de la red, y por supuesto, cada vez que un gato aparece en una serie despierta en mí la misma simpatía que si encontrase una buena referencia o una localización interesante. Tras la estelar aparición de un felino en la prestigiosa Game Of Thrones, creo que la comunidad gatuna se merece un repaso de sus últimas apariciones televisivas.

ser-Pounce-juego-de-tronos

Ser Pounce/Ser Garras. Game Of Thrones. S04E04.

A pesar de que se trató de una aparición fugaz, que contribuyó a reducir ligeramente el calor de la escena, parece que en lo que resta de temporada no volveremos a ver a este ejemplar de Bosque de Noruega, al que Joffrey, según cuenta el bueno de Tommen, no tenía mucho cariño. El bonito minino es uno de los tres gatos que Margaery Tyrell le regaló a Tommen, junto a Lady Whiskers y Boots, y en los libros de George R.R. Martin aparecen en un par de ocasiones más.

- Tiempo en pantalla: Treinta segundos, pero la oscuridad de la escena no permite disfrutar de su pelaje, ni de sus gráciles movimientos.

- Líneas de diálogo: Un “Meow” y un par de ronroneos.

- Amorosidad felina: Elevada, no por sus gestos o por sus acciones sino por el sufrimiento que podría haber padecido el animal de haber sido presa del despiadado rey.

- Nivel de pelusidad del episodio: Baja. La brevedad de la aparición no da para más.

And The Kitty Kitty Spank Spank

Kitty/Jinxy/Nancy. 2 Broke Girls. S03E03 y siguientes.

A pesar de las reticencias de Caroline, que dice tener bastante con el caballo Chesnut, y de Sophie, que cuenta una historia de las suyas en Polonia, donde según ella creen que los gatos son personas que han muerto al aire libre y se han reencarnado en felinos, Max consigue su propósito una vez más y le suplica a su compañera de apartamento que le deje quedárselo cuando ya ha salido fuera a buscarlo. El capítulo se titula “And The Kitty Kitty Spank Spank” y en él las chicas tratan de buscar un dueño para la gata entre sus conocidos, y desconocidos. El bueno de Earl dice que no porque “los gatos roban la marihuana”, Oleg por su parte cuando habla de “Cats” sólo tiene como referencia el musical y Han se niega porque “son perezosos, malhumorados y críticos”. Finalmente encuentran una clienta del restaurante que se la quiere quedar, una de esas “locas de los gatos” tal y como vemos después, cuando Max y Caroline se ven rodeadas por más de una treintena de felinos, algo que hace que las chicas opten por llevarse el animal. A pesar de que intentan regalarla, finalmente se quedan con ella y a lo largo de la temporada se le puede ver en varios episodios.

-Tiempo en pantalla. Varios minutos, en los que este ejemplar anaranjado de gato común demuestra gran soltura ante las cámaras, restregándose con las piernas de Max o permaneciendo formal encima de Chesnut.

- Líneas de diálogo. Múltiples “Meows” que gracias a su capacidad para imitar los sonidos humanos se convierten en “Hellos” que se repiten a lo largo del episodio.

- Amorosidad felina: Elevada. Es una animal dócil y manejable que asoma la cabeza o utiliza sus encantos gatunos en cuanto la cámara le enfoca.

- Nivel de pelusidad del episodio: Muy elevado, si el felino no está ante la cámara, es muy probable que estén hablando de él.

MV5BMTQ2OTYxOTk3MV5BMl5BanBnXkFtZTcwNzM3OTA2OA@@._V1._SX640_SY426_

Dr. Muffin y otros. Raising Hope. S03E03.

Al comienzo de la tercera temporada los Chance tienen que luchar contra los servicios sociales, que quieren llevar a Maw-Maw a una residencia. Temporalmente lo consiguen, para tristeza de Virginia y compañía, y en el tercer episodio podemos ver como en la residencia realizan terapia con animales y los bichos elegidos son los gatos. Joan, la asistente social que aleja a Maw-Maw de los suyos, ya da muestras de su peculiaridad en el capítulo anterior, pero se confirma cuando se rodea de felinos y sosteniendo al (de nuevo) anaranjando ejemplar y dice “Y mi madre decía que nunca acabaría con un doctor”. Pero la felinidad del episodio se eleva cuando Maw-Maw se atrinchera en la sala de terapia animal, donde amenaza con cometer un gaticidio.

- Tiempo en pantalla: Entre todos los ejemplares, unos diez, ocupan buena parte de la escena más importante del episodio, cuando los Chance tratan de recuperar a Maw-Maw que trata de preservar su territorio como un felino más.

- Líneas de diálogo: Poco más que unos cuantos “meows” que únicamente varían en tono y duración, pero que poco aportan.

- Amorosidad felina: Alta, ya que hay una gran variedad de ejemplares disfrutando de sus elegantes y sofisticados rascadores.

- Nivel de pelusidad del episodio: Elevado, por la “loca de los gatos” que es la asistente social, y por la cantidad de ejemplares por fotograma que encontramos en algunos momentos del capítulo.

Peggy's Cat Mad+Men+S6E11+4

Nombre desconocido. Mad Men.S06E11.

El devenir de la vida sentimental de Peggy al final de la sexta temporada, cuando tiene a un hombre que no quiere y quiere a uno que no tiene, lleva a la creativa publicitaria a convertir a un gato anaranjado en su compañero de piso, con la única intención de que se ocupe de los malditos roedores que le hacen la vida imposible cuando se encuentra sóla en casa. Al animal, del que no hemos sabido nada en la séptima temporada, únicamente lo vemos sentado en el sofá junto a Peggy, mirándose el uno al otro, como si ninguno de ellos supiera muy bien qué hace allí.

- Tiempo en pantalla: Algo menos de un minuto, en el que le vemos buscar acomodo en el sofá estampado de su nueva dueña, que le mira preguntándose si el pobre animal es a toda la compañía a la que puede aspirar en su vida.

- Líneas de diálogo: Ninguna, pero el minino sí que da que hablar a la audiencia, ya que para muchos es la evidencia que faltaba para certificar que Peggy será siempre una solterona.

- Amorosidad felina: Alta, porque produce ternura verlo ahí, sentado junto a Peggy, lamiéndose su pata y buscando acomodo.

- Nivel de Pelusidad del episodio: Escaso pero duradero, por lo que supone en la vida de su dueña.

Louiecat

Nombre desconocido. Louie. S01E06.

La aparición felina en la loca vida de Louie se remonta a la primera temporada, cuando en el sexto episodio trató de explotar su vena interpretativa, o metainterpretativa, haciendo de policía en una película. En un descanso del rodaje, el humorista se dirige a una tienda cercana, donde se encuentra el parlanchín felino blanco, con el que realiza un interesante intercambio comunicativo propio de quienes pueden entenderse. Tras el intercambio de maullidos Louie se aleja, como si estuviese decepcionado con el resultado de su “charla.”

- Tiempo en pantalla: Unos treinta segundos, compartiendo escena con uno de los mejores humoristas del momento.

- Líneas de diálogo: Varios “Meows” consecutivos y repetitivos con los que trata de dar la répicla a los falsos maullidos de Louie.

- Amorosidad felina: Alta, no por el ambiente ni lo breve de la escena, sino por lo entrañable que resulta ver a alguien tratando de comunicarse con un animal.

- Nivel de Pelusidad del episodio: Escaso, pero resulta interesante saber que Louie no desprecia completamente la especie y que incluso se cree capaz de dialogar con ellos.

 

 

312203_372097302890145_101435124_n

GoT: Momentos de una gran temporada


Mientras discutimos si la última y, de nuevo esperadísima, tercera temporada de Game Of Thrones ha cumplido las expectativas creadas, y nos sobreponemos a la cantidad de acontecimientos que han ocurrido en estos diez episodios, menos de los que algunos desearían, sólo nos queda tachar días en el calendario y recrearnos en lo visto. A pesar de que me irrita ligeramente que nos pasemos esperando una nueva entrega de Game Of Thrones más tiempo que el que la disfrutamos, soy consciente de que esto pasa con todas las series, me declaro muy satisfecha con todo lo que hemos vivido, y reconozco que mi interés por la producción de HBO crece con cada temporada. Como es probable que sea una pérdida de tiempo discutir si tienen razón aquellos que creen, episodio explosivo aparte, que la serie ha perdido fuelle, o tratar de hacer ver a aquellos que quieren más acción, que la historia creada por George R. R. Martin no va de eso, me voy a limitar a dejar aquí los momentos que más he disfrutado. Y de paso recordamos aquellos momentos que hacen a Game Of Thrones una serie tan genial como única.

Game-of-Thrones-Saison-3-1-500x281

Capítulo 4. And now his watch is ended. Daenerys y su manejo del valyrio.

Nos pasamos tres episodios aguardando algo más que un vuelo, y la espera mereció la pena. Daenerys, esa pequeña mujer de aspecto dulce y fuerte carácter tiene muy claro que va a hacer todo lo posible por recuperar aquello que cree suyo. En esta temporada la piedad demostrada por “la que no arde” es sólo comparable a la tranquilidad que demuestra a la hora de planificar cada uno de sus pasos. Aunque el cierre de la temporada es visulamente muy espectacular, me quedo con el momento en el que Dany le demuestra a Krazny mo Nakloz, uno de los Bondadosos Amos de los Inmaculados como se las gastan la Madre de los Dragones. Cuando la joven pronuncia “Dracarys” deja claro a sus compañeros, y sus enemigos, que sus deseos de llegar al trono no tienen obstáculo para ella, y está dispuesta a usar todos los medios que tiene a su alcance.

De cara a la próxima temporada, ahora que ya posee un ejército y un pueblo, nos queda claro que podemos esperar lo inesperable y quién sabe si en un futuro, ese aura mágica que la rodea, la lleva a conseguir sus propósitos.

Capítulo 5. Kissed By Fire.” La (primera) pareja imposible

La orden de Lady Catelyn de llevar a Jaime Lannister a Desembarco del Rey para realizar un trueque que siempre resultó imposible, nos regala una pareja atípica, de esas que aportan tanto jugo a las series. En este caso tenemos a Brienne de Tarth, esa mujer tan poco mujer que logra que cualquier hombre tiemble, y no por su sensualidad, y Jaime Lannister, la encarnación de la masculinidad en la casa de los leones, tratando de llegar al hogar del segundo, a pesar de que no resulta tarea fácil. Si en los capítulos anteriores habíamos visto como el carácter del Matarreyes se iba humanizando, hasta el punto de llevarle a perder una mano, en el quinto episodio, en el lugar más inesperado, trata de buscar comprensión y empatía en su guardiana, quizá porque como el mismo dice “estoy cansado de pelear”. A pesar de que a Brienne no le hace ninguna gracia que Jaime se atreva a meterse en la misma bañera, no se achanta ante las palabras del vanidoso joven, y no duda en mostrarse tal y como vino al mundo. Y una vez ambos dejan claros sus posturas, se produce la confesión, y por momentos queda lejos el horrible ser que aparentó ser en las temporadas previas. “Jaime, mi nombre es Jaime.”

Queda en el aire como será Jaime una vez ha regresado a su hogar, con su querida hermana, y el papel que tendrá ante los acontecimientos futuros. Algo más desconcertante resulta el futuro de la valiente Brienne, ahora que quién le había asignado su misión ha muerto, y solo podría cumplir la mitad de la misma.

vlcsnap-2013-05-13-09h10m30s174

Capítulo 7. The Bear and the Maiden Fair.” Tú eres mío y yo soy tuya.

Ésta es sin ninguna duda mi pareja favorita, y éste el momento más tierno de la temporada. Sólo basta con ver, a partir del 4:30, la complicidad, las burlas y los juegos que les llevan a buscar un roce, o una mirada cómplice, seguida de unas risas o un gesto. Lo sé, todo muy bizcochable. Me gusta cuando, tras corregir y cambiar un “moriréis” por “moriremos” y ser conscientes de que están vivos en ese momento pero no saben si lo estarán mañana, Ygritte le recuerda que ambos se pertenecen, en un lenguaje más tierno y primitivo que la moderna palabra “novio”. Después, recurre sin saberlo al manido “Carpe Diem” con “Y si morimos, morimos, pero primero vamos a vivir”, como si fuese más consciente de lo que parece, y lo que quisiera, de que el tiempo apremia y quizá la victoria no esté de su lado. El abismo que separa a ambos, y que se estrecha cuando llega al final y Jon tiene que ser consecuente consigo mismo, resulta muy divertido a lo largo de toda la temporada. Ella, tan terca como valiente, él, tan comprometido con la causa como enamorado del enemigo. Ah, la juventud, tan dada a ser, en algún momento de sus vidas, un poco Romeo, un poco Julieta.

Tras hacer de él un San Sebastián medieval, y con la ignorancia que otorga no haber leído los libros, mi vena romántica los vuelve a juntar, no sé cómo ni cuándo, para ser lo que son, una gran pareja, que se quiere más de lo que se conviene.

Capítulo 8. Second Sons.” Tyrion en estado puro.
Después  del bochornoso espectáculo en el que se convierte la boda entre Tyrion y Sansa gracias a la estupidez de Joffrey y de que Lady Olenna Tyrell se tome la cómica molestia de tratar de explicar la nueva composición del arbol genealógico a sus hijos, llega el momento del espectáculo. Borracho como en las grandes ocasiones Tyrion trata de asumir su nuevo estado civil, mientras que la pobre Sansa mira aterrorizada la capacidad que el pequeño hombre tiene para beber vino, y para limpiarse con el mantel. Entonces llega su padre, que le reprocha su estado y le recuerda sus obligaciones y cómo no, Tyrion le contesta como sólo él sabe. Por si habíamos tenido poco con ver a un padre tratando de que su hijo que cumpliese sus obligaciones maritales, su odioso sobrino recurre a la tradición para provocar definitivamente a su tío, que no puede reprimir sus mejores sentimientos. Cuando reconoce su culpabilidad y emprende camino hacia su nueva esposa, es imposible parar de reír ante semejante imagen, y tan acertadas, aunque falsas, palabras.

A pesar de que resulte difícil de creer que se vaya a despertar en Sansa algún sentimiento verdaderamente interesante tras los últimos acontecimientos entre los Stark, en la cuarta entrega podremos ver más ampliamente como resulta el casamiento de la segunda pareja imposible de esta temporada.

Capítulo 9.“The Rains Of Castamere.” El acontecimiento del año.

Aunque probablemente ya se haya dicho todo lo que se podía decir de este episodio, y de sus nueve minutos finales, no podría faltar aquí, aunque sólo sea porque probablemente vaya a ser el momento televisivo más comentado, más descargado y más odiado de la televisión mundial. A pesar de que a mí, más que entristecerme las pérdidas, me incomodó la violencia y la facilidad que algunos tienen para rajar cuellos, no me pareció un momento tan sorprendente o tan imposible como para acordarme de los familiares y amigos de Martin, Benioff, Weiss y todos los directivos de la HBO. Es decir, ahí está la gracia de una serie, que te sorprenda sin que deje de parecerte verosímil, y que, como ya dejó claro hace tiempo, nadie está a salvo. A pesar de la importanc ia de la muerte de Rob, o la violencia con la que acaban con Lady Talissa, sin duda es Lady Catelyn quién sostiene el peso de la escena y de la tragedia. Una vez cesa la violencia, suplica por la vida de su primogénito, incluso prometiendo que olvidará la atrocidad que acaba de vivir. Para rematar, esos incómodos y larguísimos veinte segundos finales en los que tras deshacerse, porque estaba a mano, de la esposa de Walder Frey, su mirada se pierde, arrepintiéndose quizá de no haber sido más tajante con su hijo, hasta que llega un soldado y termina con su dolor y con su vida.

books_Olympus_ompc_79830_o

Series sobre el papel


Llega la época más espléndida y generosa del año, el momento de romperse la cabeza pensando qué regalar a tu novio, tu madre o tu hermano, el amigo invisible del trabajo, el intercambio de presentes entre los amigos y en definitiva un cúmulo de sorpresas que aunque pocas veces resultan correspondidas, siempre nos incitan a lanzarnos a la calle, o la pantalla, y dejar temblando la tarjeta de crédito. Para los seriéfilos, afortunadamente, las posibilidades son cada vez más, gracias a las facilidades de la red y el crecimiento del interés por las series, que se ha traducido en un aumento del merchandising, y demás productos, que podemos encontrar en el mercado. Camisetas, sudaderas, ilustraciones, chapas, tazas, cuadernos y demás parafernalia se adaptan a nuestras preferencias seriéfilas, y con un poco de suerte estrenamos el año con presumiendo de nuestras producciones favoritas. Desde hace unos años las editoriales también se preocupan por cubrir un interesante nicho de mercado, en el que los amantes de la pequeña pantalla puedan descubrir el libro en el que se basa su producción fetiche, las curiosidades que rodearon a nuestra serie de cabecera o las reflexiones de grandes periodistas y escritores sobre las creaciones televisivas de moda en los últimos años.

IMG_1778

La editorial creada en 2008 por Irene Antón y Rubén Hernández, Errata Naturae, es la responsable, quizá inesperada, de una buena cantidad de títulos que en los últimos tiempos nos han ofrecido excelentes momentos de lectura, en los que hemos ido descubriendo los secretos de las grandes series de la actualidad de la mano de grandes firmas. A sus títulos centrados en la filosofía, el ensayo y la literatura se sumaron, al poco de entrar en el mundo editorial, Los Soprano Forever: Antimanual de una serie de culto y The Wire: 10 dosis de la mejor serie de televisión. Textos de Rodrigo Fresán, Nick Hornby, Iván de los Ríos, George Pelecanos o una entrevista con David Simon son algunas de las creaciones que podemos encontrar en estos libros tan interesantes e imprescindibles para estas dos series de culto. Posteriormente llegó el ensayo de Jorge Carrión, que también participa en el libro sobre la serie de Simon, titulado Teleshakespeare y sobre el que ya habéis podido leer aquí y en mayo de este mismo año los fans de Game of Thrones disfrutaron en Juego de Tronos: Un libro afilado como el acero Valyrio, en el que pudieron encontrar textos sobre televisión, literatura, política, historia, sexo y, como no, dragones. El último título en ver la luz ha sido el dedicado a la serie que ha devuelto a los zombies a la primera línea televisiva The Walking Dead: Apocalípsis Zombie Ya, que hará las delicias de los amantes de los muertos vivientes y aquellos que quieran estar preparados para una posible invasión de los seres de ultratumba.

La editorial del grupo Santillana Suma de Letras ha adaptado su línea de publicaciones a las últimas novedades de las producciones de ficción para la televisión y se ha ocupado de traer a España dos interesantes publicaciones para dos series de televisión muy distintas. Por un lado Boardwalk Empire: La verdadera historia que inspiró la serie de televisión escrito por Nelson Johnson, en el que podemos recorrer la historia de Atlantic City a través de las políticas corruptas y las luchas de poder que se vivían en la ciudad. Por otro, los fans de la serie británica de ITV Downton Abbey pueden saber más acerca de la historia de Highclere y las personalidades que vivieron en ella a lo largo de los siglos, y una mujer en especial que da nombre al libro Lady Almina y la verdadera Downton Abbey. Si lo que queremos es disfrutar de la capacidad narrativa de su creador Julian Fellowes, entonces el título más indicado es Pasado Imperfecto, que nos traslada a la aristocracia británica de los años sesenta a través de la apasionante búsqueda de un heredero.

Las posibilidades son múltiples y también podemos encontrar en el mercado una buena cantidad de libros dedicados a Mad Men, especialmente a su estética, Perdidos, y las claves esenciales de la producción de J.J Abrams, o aquellas historias que inspiraron o en las que se basaron algunas series: Mildred Pierce, True Blood y la saga de Charlaine Harris o las míticas obras de Sir Arthur Conan Doyle, Jane Austen y Charles Dickens, sin olvidarnos de los libros de Richard Castle. Si lo que queremos es rizar el rizo seriéfilo y quedar como unos señores Reyes, o simplemente llevar fuera de lo común nuestros conocimientos, quiero terminar con dos recomendaciones en inglés, que gracias a inventos como Amazon podremos tener en unos días en nuestras manos. En primer lugar, The Revolution was televised del crítico televisivo estadounidense Alan Sepinwall, una obra de casi cuatrocientas páginas en la que el periodista de New Jersey desvela sus comienzos como crítico al tiempo que analiza doce de las grandes series de los últimos años y entrevista a algunos de sus responsable. Y para finalizar, Sopranos Family Cookbook imprescindible para aquellos que cuando terminaba un capítulo de la serie de David Chase os preguntásteis un millón de veces cómo se hacían esos deliciosos platos que Tony degustaba episodio tras episodio.

TAS1-1

¡Que empiece ya!!


Ahora que lo suyo es despedir el año que termina haciendo balance sobre lo que nos ha dejado el 2012, también televisivamente hablando, me encuentro más motivada para escribir sobre aquello que nos aguarda el próximo mes año, especialmente durante sus primeras semanas. No es que el presente año no haya resultado satisfactorio, aunque poco más, sino que los finales de temporada y descansos navideños ya están en el aire y algunos ya necesitamos pensar cómo supliremos ausencias como las de Homeland, The Walking Dead, Dexter o Sons of Anarchy. Ya sé que algunas de ellas son irremplazables, pero también lo fueron las series que ahora vuelven. Y además, hay estrenos que tienen buena pinta y pueden proporcionarnos muy buenos momentos seriéfilos.

JUSTIFIED: Timothy Olyphant as Raylan Givens. CR: Frank Ockenfels III / FX

Justified, FX Networks, Cuarta temporada, 8 de enero

El marshal más rápido de Kentucky regresa bien pronto, aunque el incierto sabor de boca que me dejó el final de la tercera temporada, me hace ser escéptica respecto a lo que nos pueda deparar ésta nueva entrega. La altura que alcanzó la serie de Graham Yost en su sobresaliente segunda temporada hizo que la tercera estuviese casi sentenciada antes de comenzar. La presencia de Neal McDonough interpretando al despreciable Robert Quarles y los nuevos negocios de Boyd Crowder no fueron suficientes para suplir la ausencia de la poderosa Mags Bennett, y aunque su vástago más cafre regresó, la temporada no tenía remedio. A la vista del tráiler de la nueva entrega parece que Raylan y su viejo amigo Boyd vuelven a ocupar lugares opuestos de la ley, y mientras el primero seguirá saltándose las normas y olvidando las recomendaciones de su jefe, el segundo hará lo propio, pero sin tener que dar explicaciones a nadie. No me soprendería que fuese la última temporada de la serie.

Shameless US,  Showtime, Tercera temporada, 13 de enero

Los domingos recuperan su ritmo el segundo fin de semana de enero y a las dos producciones que comento aquí se unen Californication, Enlightened y House of Lies. Pero vayamos con los Gallagher que, sin querer ser quejicosa ni repetitiva, tampoco me entusiasmaron excesivamente en la segunda temporada, aunque según avanzaron los capítulos la trama fue recobrando vida. El comienzo no aportaba nada nuevo, y hasta que Lip y Fiona pierden el control de sus vidas, y se resiente su relación, Shameless Us no alcanzó el mejor momento de la temporada. Sobre  la tercera entrega, ni el poster con Fiona vestida de Blancanieves, ni el tráiler dejan adivinar demasiado, aunque con la vida de los Gallagher perfectamente engrasada en los últimas tramas que pudimos disfrutar, podemos esperar ya cualquier cosa.

girls-hbo

Girls, HBO, Segunda Temporada, 13 de enero

Que alegría, que alegría, que regresan Hannah Horvath y las locas de sus amigas. Aunque dudo mucho que estas dicharacheras jóvenes que viven en Nueva York llegasen a ser mis personas preferidas, y como escribí en su momento, me resultan tan lejanas como los esquimales, la serie de Dunham rebosa la autenticidad que muchas producciones quisieran para sí. Atrevida, diferente y honesta, con el siempre apetecible Nueva York como escenario, Girls regresa enfrascada en las preocupaciones que ya mostró en la primera temporada: trabajo, hombres y demás relaciones sociales. Quizá ya no importe si nos identificamos a estas vidas, a veces tan frívolas,  y sólo tengamos que sentarnos frente al televisor a observar la vida de Hannah y sus amigas como quien se sienta frente a una ventana, a esperar a ver qué pasa en el patio.

The Americans, FX Networks, Estreno, 30 de enero

El apetecible drama de espíasambientado en los años ochenta en Estados Unidos mejora paulatinamente sin haber llegado aún a la pequeña pantalla. Habrá que esperar al último miércoles de enero para ver a Keri Russell (Felicity) y Matthew Rhys (Brothers & Sisters) en la piel de dos agentes de la KGB que viven en Washington para hacerse pasar por ciudadanos norteamericanos. Aunque comienzan siendo simples compañeros, el roce parece que llevará al cariño, y se convertirán en una pareja mientras la Guerra Fría se instala en sus vidas. Esta prometedora historia, producida por Joe Weisberg y, precisamente, Graham Yost, es una de las apuestas de la cadena para el próximo año y acaba de confirmar que Margo Martindale, la estrella de la arriba referida segunda temporada de Justified, será una de las actrices más importantes que formarán el resto del reparto, interpretando a una espía de la KGB.

H

House of Cards, Netflix, Estreno, 1 de febrero

Que atrevida es la ignorancia, que me lleva a esperar con los brazos abiertos el remake americano de la serie de la BBC que protagonizó, en 1990, Ian Richardson. Pero es que el atractivo que rezuma el tráiler, en el que parece que podremos encontrar a un gran Kevin Spacey en el papel protagonista, hace muy apetecible la nueva serie de la plataforma de vídeos Netflix.  En la historia que primeramente contó la novela homónima de Michael Dobbs, todos los ojos se centran en el maquiavélico congresista Francis Underwood, un hombre dispuesto a desvelar todos los secretos que conoce si eso le lleva a la presidencia del país. A Spacey le acompañan en el reparto Michael Kelly (Generation Kill, The Sopranos) Constance Zimmer (Entourage) y Robin Wright (la ex señora de Penn) y en el proyecto David Fincher (Seven, Fight Club) y Beau Willimon, que recientemente adaptó para la gran pantalla The Idus of March.

Game of Thrones, HBO, Tercera temporada, 31 de marzo

Cien días y una semana quedan para que se produzca el regreso más esperado del 2013. Vuelven a nuestros televisores las historias que conforman la saga de G.R.R. Martin y lo hacen, si cabe, con más expectación que las anteriores. Y es que, desde que terminó la segunda temporada, allá por junio, raro ha sido el mes en el que no hemos descubierto un nuevo actor o actriz que formará parte del extensísimo reparto de la serie. Ciaran Hinds (Rome) será Mance Rayder, la veterana Diana Rigg se pondrá en la piel de Olenna Redwyne, mientras que Iwan Rheon (Misfits) hará lo propio con Ramsay Bolton. El joven Thomas Brodie-Sangster será Jojen Reed, una de las fuerzas que se unirá a los Stark y les acompaña en su huída tras la toma de Invernalia. La nota exótica de los cameos la pondrán Will Champion, batería de Coldplay y Gary Lightbody, cantante de Snow Patrol.