Friday Night Lights

Carlotta-Lorraine-friday-night-lights-5297930-2560-1713

¿Nos conocemos? Tim Guinee, Daniella Alonso y Thomas Brodie Sangster


Para todos aquellos que no me conocéis creo que ya va siendo hora de reconocer que, en lo que respecta a las series, soy la encarnación de listilla que se refiere a los actores y actrices por su trabajos previos, y no por sus nombres…. “Ese sale en…””Esa hace de XXX en…..” y así siempre. El caso es que he decidido aprovechar esa memoria fotográfica para dejar por aquí las curiosas carreras televisivas que tienen algunos, recordar otras series en las que hemos podido ver a actores que ahora están de moda, o simplemente compartir, contigo lector, ese momento en el que nuestro cerebro hace uso de su memoria y nos congratulamos, o maldecimos, encontrarnos de nuevo con un intérprete. Como siempre las sugerencias y comentarios son bienvenidos. Y para inaugurar la sección, dos de Revolution y un británico.

Tim Guinee

En realidad, continuando con las confesiones, este veterano actor nacido en 1962 en Los Ángeles está aquí porque hace unos días, al verlo en el segundo capítulo de la segunda temporada de Homeland, tan serio y tan tajante, recordé su papel de padre-investigador, o viceversa, en la tercera temporada de The Good Wife. Sin embargo, la serie protagonizada por Claire Danes y Damian Lewis no es el único trabajo que el actor ha estrenado esta temporada, y también podemos verle, flashbacks mediante, en Revolution. Recientemente, además, hemos podido verle en uno de los últimos episodios de Weeds, la quinta temporada de Damages y la cuarta temporada de Fringe y Castle. Todo eso, sólo este año. Si repasamos sus casi tres décadas en la profesión encontramos producciones como Nip/Tuck, 24, Ghost Whisperer, Friday Night Lights, The West Wing o, en 1990, en la mítica LA Law.

Daniella Alonso

Con esta bella actriz, nacida en Nueva York en 1978, la sensación fue la de “me suena pero no sé de qué”. Menos mal que, entre muchas otras páginas, tenemos la maravillosa, pero no infalible IMDb, que me ha servido para refresacar la memoria y llevarme una entrañable sorpresa. Claro que para aquellos que seguís Covert Affairs y Rizzoli & Isles la reconoceréis casi como un rostro familiar, ya que este año ha participado en un par de episodios en cada una de ellas. Private Practice, In Plain Sight, Medium, Mad Love o Withouth a Trace son otras de las producciones en las que hemos podido ver a esta joven de madre portorriqueña, padre peurano y raíces japonesas. Pero las dos series en las que más hemos podido ver a Daniella es One Tree Hill y, la que yo trataba de recordar, Friday Night Lights, en la que encarna, en la segunda temporada, a la cuidadora de la abuela de Matt Saracen. Para aquellos que os estéis preguntando si Guinee y Alonso coincidieron en la serie de Peter Berg, la respuesta es no, ya que él lo hizo en la primera temporada.

Thomas Brodie Sangster

El joven Tommy no es, de momento, un rostro muy habitual en la televisión. Pero al verlo en Accused todos recordamos a este londinense, más rubio y más sonriente, en la tierna Love Actually. Cuando interpretó al hijo de Liam Neeson, Sansgter tenía trece años, y nueve después ha interpretado a un adolescente en la miniserie británica, gracias quizá a que su aspecto frágil le lleva a interpretar un perfil determinado. Lo que parece seguro, es que su complexión es una de las razones por las que el año que viene le podremos ver en la tercera temporada de Game Of Thrones, en el papel de Jojen Reed. A pesar de que este personaje ya esta presente en el segundo libro de George R.R Martin, parece que podremos verlo en todos los capítulos de la nueva y esperada entrega. Para terminar, ante vuestros ojos, el joven que pone voz a Ferb en la conocida serie de dibujos animados de Disney Channel Phineas and Ferb.

365 días sin tí, Lost


Debo reconocer que la idea inicial, en un alarde de originalidad tal y como después se ha comprobado, era escribir un post sobre lo que hacen los losties un año después del final de la serie, algo similar a lo que ya escribí un mes después. Pero descarté la ocurrencia porque carecía de innovación, ypor falta de tiempo. Sin embargo, un día después del celebrado aniversario, especialmente en las redes, no puedo dejar de pensar que hay gente que no se ha repuesto de tamaña pérdida y aún busca un sustituto a los misterios de la isla. No lo hay, igual que nunca habrá otro Twin Peaks, otro Dallas, otro L.A Law. Pero en un año he tenido tiempo de encontrar capítulos, personajes, músicas y momentos que hacen que las historias de los pasajeros del vuelo Oceanic 815 se hayan quedado en lo que parecía que eran, un juego de niños.

- Por personajes: Las series con protagonistas para enamorarse son infinitas y cada uno tendrá sus favoritos. Yo por cuestiones cronológicas y de enamoramiento seriéfilo me quedo con dos. Yo, que adoraba a Jack Shepard y a ratos a Sawyer, encontré dos seres inigualables en Mad Men, con Don Draper, y Breaking Bad, con Walter White. Por convicciones, por sus acciones, por la determinación con la que caminan, ya sea al éxito o al fracaso, por sus intenciones y sus consecuencias, porque, cada uno a su manera, tratan de sobrevivir y seguir hacia delante en un mundo, o una vida, que muchas veces les es adversa.

- Por acción: Cierto es que tenía su aquel ver osos polares en medio de una isla, o al inexplicable y temible humo negro buscando una nueva e inocente presa, pero salvando las distancias entre géneros, carreras, intriga y peleas se pueden encontrar, y de buena calidad, en tierra firme. Acabo de descubrir The Shield, mucho más cruda, corrupta y veraz que cualquier misterio irresoluble de Lost. Enseguida llegará la segunda temporada de Luther, que si bien en su conjunto no luce demasiado tiene a Idris Elba poniendo buenas dosis de lucha y enfado a partes iguales. Si lo que “nos pone” es el misterio, el reciente estreno de AMC titulado The Killing, que es una versión de una serie danesa, cubre con creces la cuota de dudas, sospechas e intriga de cualquier ser humano.

- Por “recreación”: Si lo que nos gustaba de la producción de Abrams y Lindelof era su capacidad para dar saltos en el tiempo, Marchlands es nuestra serie. Si ya somos un poco más exquisitos y lo que gustamos es de recreaciones históricas dignas de mención, Downton Abbey y sus tejemanejes en la Inglaterra pre II Guerra Mundial o el Atlantic City de las primeras décadas del s.XIX en Boardwalk Empire son nuestros productos. Si lo que nos gusta es partir de cero y meternos de lleno en un mundo desconocido, y totalmente ficticio, donde la lucha entre el bien y el mal es la premisa de partida, Carnivale promete.

- Por mujeres: A pesar de que su indecisión me provocaba cierto enfado de manera regular, la señorita “Pecas” también contó con mi interés y mi ficticia preocupación hasta el final de la serie, cuando el destino le había jugado tantas malas pasadas que ni siquiera ella sabía quien era. Desde entonces he tenido el placer de conocer a LaDonna, Toni y Jeanette en Treme, Cathy Jamison en The Big C o Alicia Florrick en The Good Wife. Esas son mujeres con historias, con ganas de ser ellas mismas les pese a quien les pese, luchadoras, valientes y decididas, dispuestas a no dar un paso en falso por culpa de un hombre, de la vida o del destino.

- Por diversión: Aunque tenían su gracia las aventuras de Hurley y Jin, aunque Desmond y Charlie aportaban su buena dosis de “britanismo” nada es comparable a Shameless, en su versión americana (que es la que ha visto), o Misfits. La primera por su desvergüenza, por el surrealismo de ciertas  situaciones llevadas al límite más propias del descaro británico de la serie original, que de la corrección política que tanto se predica en los Estados Unidos. La segunda por su acento, y el de Lauren Socha, por su descaro y su juventud, por el deseo que por momentos sientes de tener tu propio superpoder o de no tenerlo.

- Por “la familia”: Aunque dependía mucho de la temporada y del lugar que los propios personajes deseasen ocupar, en ocasiones uno podía encontrar en Lost el reflejo de una familia, con su abuelo cascarrabias, su hija díscola y su tío sinvergüenza. Yo en un año he conseguido encontrar dos a las que aprecio y adoro sin comparación; los Taylor de Friday Night Lights y los Soprano de…. The Sopranos, of course. Vaya por delante que no he terminado ninguna de las dos series (3ª y 5ª respectivamente) pero que cualquiera de las dos me serviría como “grupo de gente a la que querrías como tu propia gente”. Sí, a los Soprano también ¿qué pasa?

Estos seis puntos se dividen en tres: el que no encuentra una serie es porque no busca lo suficiente y porque no es consciente de que al igual que no hay dos personas iguales, no hay dos series iguales; dudo mucho que nadie cree, mantenga y resuelva una serie como lo hicieron los creadores de Lost, para bien o para mal, y buena parte del éxito de la isla residió en su trascendencia, así que depende de nosotros mismos que vuelva a haberla.

Bandas Sonoras: Friday Night Lights


Para mí, hoy, aunque es “semanalmente” miércoles, es “laboralmente” lunes, y qué mejor que mejor manera de empezar la semana que con música. Así que aquí queda la octava selección musical, en esta ocasión correspondiente a la “track list” de mi última fiebre, Friday Night Lights. Ritmos sureños, toques modernos, regresiones al pasado y canciones moñas han acompañado durante cinco años a la familia Taylor, los Panthers de Dillon y compañía.

Mi nombre de usuario es AloFer, (buscar así: “spotify:user: Alo Fdez Larrechi”) y la octava lista de reproducción es ésta. Vaya por delante que reconozco que ha quedado larga, pero me ha sido imposible dejar alguna canción fuera y es probable que a los “enfermos”  como yo os guste. La verdad es que como con las verdaderas fiebres, me he dejado llevar por la inconsciencia. Disfrutad.

1.- All this Time. Heartless Bastards. S01E05 Este grupo de Ohio participa en más de una ocasión en la banda sonora de la serie. En este caso, se trata de poner música a Lyla Garrity y sus ejercicios de jogging, que no terminan precisamente con unos estiramientos. Aunque es más bonita la versión “normal” no he podido localizarla. Disfrutad en todo caso de uno de los temas de la banda de rock garage encabezada por Erika Wennerstrom y con tres discos en su haber.

2.- Saving Grace. Tom  Petty. So1E11. Jason Street intenta retomar las riendas de su vida y desfoga su furia recorriendo Dillon. En uno de sus paseos se acerca a la tienda de discos, donde se encuentra con la siempre dulce Lyla. El veterano músico y compositor de Florida es el responsable de esta pegadiza canción en 2006, incluída en el disco Highway Companion.

3.- Political Scientist. Ryan Adams. S01E17 Los que me conocéis sabéis que en este instante se me cae una lágrima, ya que mi adoración por Love Is Hell, el quinto disco del solista de North Carolina que comienza con este tema, es infinita. En esta ocasión sirve para “ilustrar” uno de los muchos viajes sin retorno que el siempre sorprendente Tim Riggins tiene afición por emprender. Del rockero poco puedo decir que no sepáis, y si no lo conocéis, reitero la grandeza de un disco que nació como dos y que entre otras cosas contiene la versión más bonita de la imprescindible Wonderwall.

4.- Only You Babe. Curtis Mayfield. S01E19 El séptimo tema del octavo disco del cantautor de Chicago sirve para no faltar a la tradición norteamericana y poner música a uno de los muchos bailes que el Isntituto de Dillon celebra. En esta ocasión servirá para acercar posturas entre el Entrenador Taylor y la joven e incomprendida Julie. Aunque reconozco que rompe ligeramente el ritmo del resto de los temas, es importante, especialmente tras el momento “parking”.

5.- Devil Town. Bright Eyes. S01E22 Esta canción forma parte del octavo disco, plagado de rarezas, de esta banda de indie/folk norteamericano fundada en 1995. Y lo que es más importante, sirve para poner música al regreso de las brillantes panteras al hogar tras una dura batalla. No me canso de repetir lo buen que es la banda sonora de toda la serie y lo bien buscadas que están las canciones, especialmente en momentos como éste.

6.- Get It On. T.Rex. S02E01 La “descolocante” segunda temporada se inaugura con este marchoso tema que muy apropiadamente describe el ambiente festivo que se vive en el caluroso verano tejano. La canción se encuentra en el segundo disco de esta banda británica que en sus inicios utilizaba el nombre completo de este temible depredador. Get It On llegó al número uno en Gran Bretaña y estuvo entre los diez primeros en Estados Unidos, donde por cierto tuvieron que cambiar de nombre al single para no confundirlo con una canción de los Chase, Bang a Gong (Get it On).

7.- Muzzle of Bees. Wilco. S02E01 Esta tierna canción de la más bien singular banda de Chicago llamada Wilco, acompaña la llegada de la pequeña Gracie Bell al mundo. Forma parte del quinto disco de estudio de la banda encabezada por Jeff Tweedy y que fue premiado con dos Grammys, A Ghost is Born. a pesar de que en la escena indie y alternativa es bastante conocido, para mí ha sido uno de los descubrimientos de esta banda sonora.

8.- Crazy Mama. J.J Cale. S02E08. Una serie rodada en el sur de los Estados Unidos no es una serie si no cuenta con el mítico J.J. Cale en su banda sonora. Aquí está el único tema del compositor country de Tulsa que fue hit en su país, llegando al número 22 del Billboard Hot 100 en 1972. Con más de setenta años a sus espaldas el compositor de la mítica Cocaine entre otras es uno de los mejores representantes de la música Americana.

9.- To Build a Home. The Cinematic Orchestra. S02E05. A pesar de que los fans de FNL se han tomado la molestia de crear numerosos vídeos con esta bonita canción, pertenece al paseo en barco de Tim, Jason y Lyla, en el que las verdades y los deseos se dan de bruces en medio de la nada. Corresponde al grupo británico de jazz y música electrónica encabezado por Jason Swinscoe, y también lo habéis podido escuchar en Grey´s Anatomy o en One Tree Hill.

10.- This Is The Thing. Fink. S03E02. Los momentos en los que Saracen se arma de valor y afronta a vida tal y como viene son una constante en la serie, y uno de ellos es este. Se arma, de valor, se olvida de su orgullo y se enfrenta con su pasado. El cantautor y DJ inglés Fin Greenall le pone música a esta secuencia con una de sus especialidades, un tema a medio camino entre el indie y el pop. Y no es la única vez que participa en la banda sonora de la serie, también lo hace en la última temporada, en el capítulo “Perfect Record”.

11.- Yadnus. !!!. S0301. Poner música a los entrenamientos de los Panthers de Dillon tampoco es tarea fácil, y en este caso los elegidos son esta banda de dance-punk nacida en Sacramento y que en teoría se pronuncia “Chk Chk Chk”, si es que puedes claro. Con cierto parecido inicial a la famosísima The Hey Song, que los amantes del Hockey sobre hielo o el baloncesto conocerán, este tema combina ritmo y fuerza a partes iguales.

12.- Sunrise. Teasayer. S03E01. Un poco más de ritmo para este comienzo de temporada, en esta ocasión de la mano del grupo neoyorquino de rock experimental que tan sólo lleva cinco años en el mundo de la música. Y si la anterior trataba de poenr música a los entrenamientos, en esta ocasión se trata de ambientar la preparación de una estrella a la que el destino se o quiere poner aún más difícil, Smash.

13.- Bixby Canyon Bridge. Death Cab for Cutie. S03E03. La vida no es de color rosa, y deportivamente tampoco. Este primer tema del sexto disco de la banda de Washington pone música a los momentos más difíciles del matrimonio Taylor en Dillon. Y digo el matrimonio porque mientras tanto la joven Julie trata, quizá sin querer, de encender el fuego allí donde nunca dejó de haber brasas. La banda tiene amplia experiencia en bandas sonoras, ya que con su cuarto disco participaron en Six Feet Under, The O.C o Californication.

14.- Eye Wider Than Before. Scott Matthews. S03E05. Porque los vaqueros también tiene sus momentos enternecedores, aunque sean los menos, llega este cantautor inglés con su primer disco (de tres) titulado Passing Stranger. Y lo hace acompañando un enternecedor viaje a las granjas tejanas, donde Tyra asiste al nacimiento de un potrillo, o, inconscientemente encuentra razones de más para borrar los posibles inconvenientes de la poco recomendada relación con el guapo Cash.

15.- Gentle Moon. Sun Kil Moon. S03E08. Uno de los momentos más bonitos y lacrimógenos de esta increíble tercera temporada llega de la mano de Jason Street, perseverante y valiente a partes iguales. Cerrando este octavo episodio nos encontramos al proyecto musical del compositor Mark Kozelek, que con siete discos en su haber también puede presumir de ser un habitual de las bandas sonoras: Sons of Anarchy, Californication o Brothers & Sisters son alguna de las series en la que podemos encontrar al de Ohio.

16.- Something´s Going To Come. Adem.  S03E12. Más lágrimas por favor…. Tyra se juega su futuro en la carta de presentación a la universidad y con la ayuda de Landry pone todo sus sus sentimientos sobre un folio en blanco. Bonito discurso que prepara al espectador para el cercano, y poco halagüeño, momento final. Al cargo de la música el vocalista inglés de origen turco Adem Ilhan, que con el disco que incluye esta canción, Love & Other Planets, cosechó grandes críticas y se introdujo en las listas de éxitos.

17.- Places. Fountains of Wayne. S03E12. Regreso al hogar de nuevo, aunque en esta ocasión los desafíos a afrontar son bien distintos. Este bonito tema pertenece al cuarto álbum de estudio de los neoyorquinos, que copiaron su nombre de una tienda real, que podemos encontrar en el quinto episodio de la tercera temporada de The Sopranos y que en 2009 echó el cierre. Con una experiencia audiovisual inabarcable, la banda de Adma Schlesinger y Chris Collingwood repite en FNL, además de participar en Gilmore Girls, Scrubs o Veronica Mars.

Extra Bonus.

A pesar de que no están en Spotify, os dejo el enlace al vídeo de Youtube, que aunque como vídeos no merecen la pena, ahí dejan la canción.

1.- Dead Man´s Will In The Reins. Iron & Wine/Calexico. S01E08. Cuando la verdad es evidente, ni siquiera una amistad puede cegar el dolor. Tim Riggins recibe otro merecido puñetazo y encuentra algo parecedo al consuelo en una bolsa de guisantes y un sandwich compartido. A pesar de que visualmente no aporta nada, merece la pena escuchar el vídeo de esta colaboración de 2005 entre el compositor Samuel Bearn y la banda de Tucson con nombre de pueblo fronterizo.

2.- Lord  Give Me a Sign. DMX. S01E15. En este capítulo nos encontramos con unos Panthers divididos y enfrentados por las declaraciones del segundo entrenador Mac MacGill. Los miembros negros de los Pnthers se unen contra las declaraciones del segundo entrenador. El vídeo es de la cosecha personal de rapero de Baltimore que se encuentra tras esas tres siglas, Earl Simmons, que por cierto ya sabe lo que es pasar unos días entre rejas.

4.- I made a resolution. Seawolf. S02E08. A pesar del despróposito que supone la segunda temporada al completo, el octavo resulta interesante y relevante  en su futuro cercano. Carlota pasará a la Historia de las relaciones de Matt, y no porque lo plante precisamente, y el sufrido Landry decide sacar fuera aquello que no le deja dormir. Aquí el vídeo, que tampoco es una lección de cinematografía, de la banda californiana encabezada por Alex Brown Church.

5.- The Truth. Precious Bryant. S02 E13. El endiosado pero querible Bryan “Smash” Williams, sufre de muy diversas maneras a lo largo de la segunda temporada, y este es un importante momento tras su “calentón”. El vídeo del tema de esta desconocida artista de nacida en 1942, y que sólo ha publicado dos discos y ambos en el siglo XXI, queda aquí.

* Post dedicado a @AdrianoFor por el descubrimiento, @mlagoa por su aportación y nuestras conversaciones tuiteras y @danielsan29 y @luiskap por subirse al carro de Texas Forever.

Friday Night Lights: ¿Preparados para el viernes noche?


La verdad es que tengo un montón de post pensados, algo que no se da mucho, y el que va por delante lo quería más tarde, cuando hubiese avanzado más capítulos. Pero no puedo. No puedo porque no quiero ver otra cosa que no sea Friday Night Lights. Debo reconocer que me daba una pereza infinita y que fútbol americano y Texas me parecían unos ingredientes demasiado americanos, valga la redundancia, para ser de mi gusto. Y lo son. Pero después de verme algo más de una temporada en un mes (bastante más de lo que esperaba) puedo decir que detrás de esas noches de viernes sudorosas y llenas de emoción hay mucho. Y muy bueno.

Porque aunque la América profunda y la fiebre incomprensible por un deporte son necesarios y evidentes en el argumento y en el alma de la serie (Texas Forever), detrás de Friday Night Lights hay un montón de cosas que te pegan a la pantalla sin saber cuándo parar. Porque hay una familia que sientes como tuya, los Taylor, unos jugadores de los que te enamoras, Saracen y Riggins, y unas mujeres a las que querrías como amigas Leyla y Tyra. Y sus problemas, muchos y diversos, que en más de una ocasión son nuestros y que a veces nos llevan a la lágrima por muy frío que uno sea. Sí, he dicho lágrima, si los tipos duros vais a salir de aquí y tachar la serie de vuestra lista de posibles, simplemente deciros que cometéis un error. Porque os perderíais fabulosas secuencias, cámara en mano, de como alguien puede llegar a la madurez haciéndose cargo de muchas cosas y sin quererlo, de como la vida nunca es tan perfecta como parece o lo difícil que puede ser tratar de no convertirse en un estereotipo más, ni para lo malo ni para lo molestamente bueno.

Friday Night Lights atesora unos diálogos brillantes, momentos llenos de un realismo que no recordaba desde la breve Tell Me You Love y una fiebre incomprensible por algo que une, más que físicamente, a un montón de gente diferente pero con una misma esperanza, el fútbol americano. Por mucho que uno aborrezca el deporte, sea del tipo que sea, o sienta cierto recelo ante algo tan poco común como es ese deporte de apariencia tan dolorosa, se verá recompensado por escenas y tramas que siempre hacen que esos minutos sean tan imprescindibles como los demás. Y puede que les pase como a mí que he llegado al tercer capítulo de la segunda temporada deseando que volviese a ser noche de viernes.

Aunque quizá a muchos esto ya os haya pasado, dado que esta maravilla de la televisión puso el punto final el pasado mes de febrero, dejando a muchos huérfanos de Dillon. No quiero sonar cursi si digo que Friday Night Lights es una serie que muestra grandes y dolorosos y geniales momentos de la vida de Texas. Si, he dicho eso, porque al igual que otras mostraron lo más crudo de la mafia de Nueva Jersey, lo más duro de la vida policial de Baltimore o lo despreciable del ser humano, en cualquiera de sus versiones, Friday Night Lights habla de la amistad, del amor, de los sueños y de las decepciones, de tomar decisiones y ser consecuentes con ellas. Y lo hace muy bien.

“Clear eyes, full hearts, can´t lose”

*Me había prometido a mi misma no escribir hasta la mitad de la serie, y por poco, no ha podido ser. Supongo que eso dice mucho de la serie. Y poco de mí, ya lo sé.