Entourage

30rock_r

Cuatro comedias para un verano


Por muy largos y extensos que nos parezcan los dos meses que nos esperan por delante, quizá con vacaciones, quizá (otra vez) sin ellas, siempre quedan series de televisión con las que disfrutar de esta época tan televisivamente confusa. Y digo confusa porque aunque por un lado tengamos grandes regresos, como los de Ray Donovan, Masters Of Sex o The Bridge, por ejemplo, también nos encontramos con subproductos sacados de una escuela no profesional de guionistas con trastornos de personalidad… Pero dejemos eso para más adelante. En cualquier caso, si la tele no nos da lo que queremos, o lo que necesitamos, siempre podemos revisar la lista de producciones pendientes y encontrar series que no hemos visto y que, en muchos casos, son ideales para este tiempo de calor y descanso en el que lo que mejor entra es una buena comedia: de calidad, que nos divierta y nos respete como espectadores, que nos haga disfrutar y que nos permita regresar al trabajo en septiembre con una (o varias) nuevas series de las que hablar bajo el brazo. Y aquí os dejo mis recomendaciones.

entourage.jpg

El Séquito (Entourage). 2004-2011. 96 capítulos.

- Dosis necesaria. 1,5 capítulos al día, 10,6 a la semana. Las temporadas están distribuidas desigualmente, pero lo recomendable para llegar al uno de septiembre con la misión cumplida es terminar una por semana, dos en el caso de la Tercera que dura 20 episodios.

- Motivo para la elección. Hay pocas cosas más veraniegas que las playas de California, espléndidas y soleadas prácticamente en cualquier época del año. Si a eso le sumamos el espíritu juerguista y desvergonzado de sus protagonistas, su inevitable presencia en una fiesta cada dos o tres episodios, y sus ganas de conquistar a cualquier inocente mujer al precio que sea, esta producción será lo más cerca que estemos del verano ibicenco con el que siempre hemos soñado y que la economía nunca nos ha permitido.

- Ya, y ¿además? Además Entourage merece un visionado por personajes inolvidables de la televisión como el inigualable Ari Gold que interpreta Jeremy Piven, porque si nos gusta el mundo del cine disfrutaremos como enanos conociendo los entresijos del siempre cruel Hollywood y porque además la media de cameos interesantes es de las más altas de las series en los últimos tiempos.

- ¿Quién sale? Además del ya mencionado Jeremy Piven, ahora Mr.Selfridge en TVE1, nos encontramos con Kevin Connolly, Kevin Dillon, Adrian Grenier y Jerry Ferrara.

- Y si no lo ves claro…. En la actualidad se graba una película sobre la serie que se estrenará en junio de 2015.

30-Rock-Large

Rockefeller Center (30 Rock). 2006-2013. 139 capítulos.

- Dosis necesaria. 2,24 capítulos al día, 15,4 a la semana. Julio y agosto tienen nueve semanas, 30 Rock siete temporadas, de las cuales cinco tienen más de veinte episodios. Si no nos vemos con fuerzas para ver temporada por semana el final del verano probablemente nos sirva para hacernos con los capítulos finales.

- Motivo para la elección. El trabajo que no tendremos, el Nueva York en el que no viviremos, y la felicidad que da escoger una producción que sólo por sus capítulos “en directo” debería ser asignatura obligatoria para todos aquellos que quieran disfrutar más, o saber más, de la pequeña pantalla.

- ¿Quién sale? Con Tina Fey y Alec Baldwin a la cabeza, la serie de la NBC cuenta con un extenso elenco de secundarios que van desde el abnegado y trabajador paje Kenneth Parcell (Jack McBrayer), hasta las insufribles estrellas Tracy Jordan y Jenna Maroney (Tracy Morgan y Jane Krakowski) pasando por guionistas surrealistas, un paciente séquito y muchos más….

- Y si no lo ves claro…. Es muy probable que te estés perdiendo la serie metatelevisiva por excelencia de la historia de la televisión.

mindy_project

The Mindy Project. 2012- ___. 46 capítulos.

- Dosis necesaria. Si queremos que la búsqueda de la pareja perfecta por parte de esta joven ginecóloga de origen hindú se extienda en el tiempo lo máximo posible deberemos ver, como mucho, cinco episodios a la semana. Para rellenar fechas, los fines de semana podremos completar con las recomendaciones finales.

- Motivo para la elección. ¿Hay algo más relajado, más inocente y menos dañino para nuestro cerebro perjudicado por el calor que una comedia romántica centrada en una mujer adicta a las comedias románticas? Tanto si pasamos el verano solteros o “arrejuntados” siempre puede ser interesante descubrir cómo una treintañera con la vida profesional resuelta trata de buscar al dueño de su corazón.

- ¿Quién sale? La actriz Mindy Kalling da vida a la portagonista de esta historia Mindy Lahiri, creada por ella misma e inspirada por la vida de su propia madre. A su alrededor Chris Messina en un papel que a mí me ha servido para reconciliarme con él, después de profesarle un odio profundo por The Newsroom, el inglés Ed Weeks o el particular Ike Barinhoitz en el papel de desequilibrado tan necesario en este tipo de producciones. Por si fuese poco, como episódicos Chloe Sevigny, Glenn Howerton(It’s Always Sunny in Philadelphia), Timothy Olyphant (Justified) con coleta y Ben Feldman (Mad Men) entre otros.

- Y si no lo ves claro… Considero que la mala baba de Danny Castellano (Messina) y el idealismo de Mindy son imprescindibles y merecedores de nuestra atención. Aunque sea en verano, con la mitad de nuestro cerebro en modo reposo.

Uncle

Uncle. 2014-___. 6 capítulos.

- Dosis necesaria. Una única dosis de seis episodios, en una tarde de domingo tonta o una noche en la que los planes se han venido abajo. Como mucho, dos dosis de tres episodios en un par de siestas frustradas, aunque una vez has empezado es imposible detenerse.

- Motivos para la elección. No resulta muy difícil identificarse con el tío Andy, no ya en las secuencias iniciales, buscando coraje para terminar con todo, sino con esos momentos familiares con los que uno se encuentra sin querer y de los que siempre se obtiene algo, para bien o para mal. Sus momentos musicales, la interminable capacidad del personaje principal para ser un cafre…

- ¿Quién sale? A pesar de que sería más útil quedarnos con un “y qué más da quién sale” señalaré que el protagonista principal es el comediante y músico británico Nick Helm, junto a él nos encontraremos al joven Elliot Speller-Gillott en una de sus primeras experiencias televisivas.

- Y si no lo vez claro…. Risas, música y hombres maduros buscando el sentido de la vida. Y todo ello con sello british. Tan corta que la verás sin querer, y cuando termine no tendrás otra misión más que recomendarla. Seguro.

 

Y si éstas no os sirven, os convencen, o ya las habéis disfrutado, aquí quedan otras recomendaciones de las que ya hemos hablado en este blog…

Raising Hope, cancelada recientemente, formada por 88 episodios y centrada en una familia de la que no querrás despedirte nunca. O Party Down, más corta (20 episodios) y también más sinverguënza. Y por supuesto, éste es el mejor momento para ponerse al día con Parks & Recreation, ahora que el final parece estar cerca… Vamos, que si el verano no es televisivamente divertido es porque uno no quiere…

 

jeremy-piven-670x350_002

Querido Jeremy Piven:


No te voy a engañar y seré sincera desde el principio… Los que estábamos esperando tu regreso a la televisión soñábamos con que siguieses siendo Ari Gold, ese personaje tan mítico como odioso que te valió el reconomiento de tus compañeros de profesión, los críticos y la academia… Porque a pesar de que no era la persona más respetuosa, ni cariñosa, ni sincera del mundo, sus gestos, su temperamento al volante, o al frente de su empresa, su mejorable matrimonio y sus inmejorables respuestas para todos, le hicieron uno de los personajes más carismáticos y singulares de los últimos años. Y lo que todos esperábamos era un spin off, que nos garantizase la dosis anual necesaria de sinceridad, mala baba y cinismo. Aunque según las últimas noticias, podremos redimirnos levemente con la película de Entourage que ya ha comenzado a preparar Warner Bros. y en la que ya has confirmado tu presencia. Hasta entonces nos conformaremos con Mr.Selfridge que sin ser poco, ya que eres el protagonista de esta historia tan interesante y curiosa, no es suficiente para todos aquellos que hace demasiado que te encumbramos como nuestro personaje odioso favorito. Qué se le va a hacer.

AriGold1-520x324

Hace unos meses te decidiste a cruzar el charco y embarcarte en la nueva aventura de la ITV, una producción que narra la llegada a Londres de los almacenes Selfridge, de la mano de su fundador, Harry Gordon Selfridge. Este buen hombre, tan idealista como autocomplaciente llegó a Inglaterra con ganas de enseñarles a los “excolonizadores” como se hacen las cosas con elegancia y distinción, poniendo a su disposición unos grandes almacenes en los que se podía encontrar el mejor género llegado de todas las partes del mundo. En los primeros episodios ya hemos podido disfrutar del temperamento y el peculiar carácter de un hombre que no está dispuesto a rendirse, aunque se encuentra con diversos impedimientos en su camino.  En aquella época las altas esferas de la sociedad no acostumbraban a ir de compras, pero Selfridge cuenta con una imaginación y tenacidad que le llevan a desafiar las costumbres de la época, ante el asombro de la competencia, entre la que ya se encontraban esos grandes almacenes llamados Harrod’s.

Llegaste a la profesión con poco más de veinte años, y tras diversos proyectos poco conocidos, pusiste voz a un personaje la serie de animación Rugrats, aventuras en pañales. El comienzo de los noventa te sirvió para empezar a hacerte hueco en la industria, curiosamente con la película El Juego de Hollywood. En la televisión tus dos primeros trabajos no fueron menores, y si del 92 al 98 te diste a conocer en El Show de Larry Sanders, también te pudimos ver (digamos que despeluchado) en  Seinfeld.  Y  todo ello sin descuidar  la gran pantalla, participando en una de las películas más interesantes de la década, Heat. Ya en el nuevo siglo te pudimos ver en un capítulo de Will & Grace, y un año después pasaste de la romántica Serendipity a la bélica sorpresa de la temporada Black Hawk Down. Y los buenos tiempos llegaron en 2004, cuando el papel de Ari Gold llegó a tus manos y te sirvió para hacerte con tres premios Emmy consecutivos (2006, 2007 y 2008) y un Globo de Oro (2008).

Jeremy Piven as Harry Selfridge.

No se podía esperar menos teniendo en cuenta que llevabas la actuación en la sangre, puesto que eres hijo de la pareja de actores-directores formada por Byrne Piven y Joyce Hiller Piven, habituales de la escena teatral norteamericana y fundadores de la Piven Theatre Workshop  situado en Evanston, Illinois, muy cerca de Chicago. En esta localidad a las orillas del Lago Michigan llegó Jeremy en su adolescencia, y allí conoció al trío de hermanos Cusack, John, Joan y Ann, siendo por todos conocida la intensa amistad que siempre has mantenido con el primero, a pesar de que llegásteis a compartir piso. Así que con estos moldes, casi resultó inevitable que en 2008 te animases a saltar a las tablas de Broadway con la obra de David Mamet Speed-the-Plow, en la que también participó mi querida Elizabeth Moos. Pero tu aventura fue corta, ya que tu incondicional amor por el sushi, un romance que mantuviste estrictamente durante veinte años, te obligó a abandonar la obra, ante el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Una peculiaridad más en la vida de un hombre que se considera judío-budista y en cuenta de Twitter se define como “aspirante a batería”.

Me despido sin saber aún si me gusta que vayáis a exprimir un poco más aún la naranja llamada Entourage, aún sabiendo que la impresión que cause la película, influirá en el recuerdo final que dejó la mágnifica producción que fue unos años antes de que terminase. Y esperando que Mr. Selfridge se ocupe de que los guiones alcancen el nivel de la recreación histórica, sin enredarse en giros romántico-dramáticos llenos de emociones en perjuicio de tramas más interesantes. Porque si no la época eduardiana pasará a la historia de las series de televisión como la “época culebroniana”. Y porque, aún sin saber muy bien por qué o por quién, Harry Selfridge te resta esa hombría que Ari Gold te había otorgado. Esa inolvidable hombría.

4351691

Las series son para el verano


Que mejor momento para sumergirte en una historia interesante que ésta época del año en la que tienes más de quince días libres y mucho tiempo por delante. Entre la playa, la piscina, salir de fiesta e ir al campo siempre queda un hueco que cubrir con una buena producción que comentar a pie de piscina o a la vuelta de vacaciones… Aunque hay otros que simplemente necesitan llenar el tiempo libre que les deja las vacaciones de sus amigos, que no las suyas, el quedarse de Rodríguez, o  porqué no, el parón futbolístico estival. El caso es que cada vez somos más los amantes de las series, y tras una temporada con grandes momentos, queremos seguir disfrutando de buenas producciones en verano. Yo ya tengo mis planes, que por supuesto son irrealizables, pero en los últimos días he visto a más de uno pidiendo consejo para pedir la ausencia dejada por Juego de Tronos o Homeland, recientemente terminadas en Canal +, entre otras. Y aunque no va a poder ser, ya os lo digo, hay cositas muy necesarias y recomendables con las que disfrutar las calurosas sobremesas de verano.

- El Séquito (Entourage): Me la recomendaron el verano pasado y acertaron, porque esta comedia de HBO además de verse casi sin querer, es una buena comedia que nos descubre las grandezas y miserias de Hollywood. Vincent Chase es un joven actor neoyorquino, que llega a Los Ángeles con la intención de triunfar en el mundo del cine, en la compañía de sus amigos Eric y Turtle y su hermano Johnny “Drama”. Por si cuatro hombres no son suficientes, el agente de Vincent es Ari Gold, del que sólo voy a decir que es uno los mejores personajes de la televisión. Noventa y seis episodios en los que acudiremos a muchas fiestas, comeremos mucha pizza, veremos chicas guapas y sufriremos otros peligros que entraña ser actor. Es muy recomendable para aquellos que sientan curiosidad por la trastienda del mundo del cine, las historias de grupos de amigos y las comedias ligeras e interesantes.

- Treme: Más seria resulta la última producción de David Simon, responsable de The Wire y que desde hace un par de años se ocupa de Treme. Esta serie, que en septiembre estrenará su tercera temporada, es un drama que relata la vida de los habitantes de Nueva Orleans tras el paso del Katrina. En sus dos primeras temporadas  ésta producción de la HBO nos traslada a la ciudad tres meses después del paso del huracán que dejó tras de sí casi dos mil víctimas, y nos invita a conocer diferentes puntos de vista de los afectados, así como su música, un personaje más de la serie.  Recomendable para aquellos que les gusten las historias humanas y personales, los amantes del jazz y los que quieran conocer un poco mejor la heterogeneidad cultural de una ciudad tan interesante.

- Hermanos de sangre: En un tono más épico e histórico se encuentra esta producción que a pesar de que cuenta ya con diez años en sus espaldas siempre resulta necesario conocer. Los chicos de la compañía Easy son soldados estadounidenses que se encuentran en Europa para participar en la II Guerra Mundial, una adaptación producida por Steven Spielberg y Tom Hanks basada en el libro homónimo de Stephen Ambrose. Muy recomendable para fans de películas como Salvar al soldado Ryan y para aquellos que disfrutan conociendo un poco más un hecho histórico como fue esa guerra, con una recreación que se encuentra entre las cinco producciones más caras de los últimos años.

- Friends: Ni treinta segundos hay que esperar para reírse con uno de los grupos de amigos más conocidos de la historia de la televisión. Se tratan de Mónica y Chandler, que junto a Phoebe, Joey, Rachel y Ross protagonizaban, y eran, Friends, una de las mejores comedias recientes de la televisión. Este grupo de amigos que tratan de madurar, crecer y convertirse en adultos en el frenético dia a día de Nueva York nos enseñan con humor y grandes momentos televisivos grandes verdades sobre la amistad, el amor y la vida. Es una serie que nos resulta conocida para casi todos,  pero que quizá resulta necesaria para nuestros hijos, sobrinos, hijos de amigos y demás familia no,que encontrarán en sus diez temporadas una historia muy interesante a la que resulta imposible no cogerle cariño.

- Justified, La Ley de Raylan: También hay series que se ocupan de géneros más tradicionales, como es el western moderno de Graham Yost que protagoniza Raylan Givens. Givens forma parte del cuerpo de los Marshal y tras trabajar en Miami es trasladado, para su desgracia,  a Harlan, su ciudad natal. Esta localidad situada en el estado de Kentucky, a la que le canta con el título Harlan County Line la estrella del country Dave Alvin, es un lugar que merece la pena visitar para conocer a los contrabandistas, traficantes y demás carne de cárcel. Es una producción recomendable para aquellos a los que les gustan los personajes de gatillo fácil, las ciudades “casi” sin ley y las series de policías poco comunes.

- Las Chicas Gilmore: Totalmente diferente es la historia de AMy Sherman- Palladino y que trata sobre la vida de Lorelai y Rory Gilmore, madre e hija, que viven en la ciudad ficticia de Stars Hollow. Durante los capítulos se tratan temas como la familia, amistad, los problemas de instituto o las  relaciones generacionales y sociales. Sus 153 episodios se caracterizan por sus rápidos diálogos y las continuas referencias culturales a la música, la literatura o el feminismo contemporáneo. Con Lauren Graham y Alexis Bredel al frente del elenco, Las Chicas Gilmore sobrevivió a la competencia de Friends y supo encontrar su fiel público y contar con el beneplácito de la crítica. Así que esta última recomendación es para todos aquellos que quieran disfrutar historias de madres solteras, de adolescentes inteligentes y familias, casi siempre bien avenidas.

the-l-word

Fin de la cosecha 2004


Una vez que la FOX ha confirmado que el final de House se producirá en el  próximo mes de mayo, termina la lista de magníficas series que nacieron en 2004, un año que marcó la llamada “nueva edad de oro” de las series. Poco antes, y animadas por el éxito que la HBO estaba teniendo con Los Soprano, las cadenas de cable apostaron por la ficción e inspiraron al resto de canales, que se centraron en ofrecer un producto de calidad, sin importar el género al que perteneciese. De los más de cuarenta estrenos que llegaron a los televisores estadounidenses en 2004, seis han perdurado en el tiempo como referencia de series posteriores y todas ellas se encuentran entre las mejores producciones de las últimas décadas: The L World, Deadwood, Entourage, Lost, Mujeres DesesperadasHouse. 

El 18 de enero de 2004 Showtime estrenaba The L Word, una serie, que acercaba a la pequeña pantalla la realidad de las mujeres homosexuales. Con seis temporadas en su haber, la serie reafirmó el éxito de su hermana mayor,  Queer as Folk, e hizo visible una comunidad que hasta entonces había sido prácticamente ignorada. Un par de meses después la HBO continuaba deslumbrando con su producción propia, devolviendo al western a la pequeña pantalla gracias a la serie de David Milch, Deadwood. A pesar de ser la menos exitosa de todas, ya que sólo duró tres temporadas, sus personajes y sus tramas han perdurado a lo largo del tiempo y han sido, para muchos, un ejemplo a seguir más allá del género.

En julio llegaron los desvergonzados chicos de Entourage, otra de las apuestas del año de la HBO, que se afianzaba así en el género de la comedia dramática, en este caso masculina, tras el final de Sexo en Nueva York. Vince, Drama, Tortuga, Eric y el inigualable Ari Gold desnudaban el mundo que rodea a la cruel meca del cine con descaro y gracia. Ya en septiembre el accidente del 815 de Oceanic Airlines en la ABC daba comienzo a una serie que en sus seis temporadas cambió, de muchas formas y sin querer sonar fanática, la televisión. Lost  y J. J Abrams irrumpieron en el panorama catódico con uno de los pilotos más caros de la historia y mantuvieron unas buenas audiencias que poco a poco se reprodujeron a nivel mundial.

El 3 de octubre, la ABC seguía estrenando con éxito, en este caso con Mujeres Desesperadas. Las mujeres de Wisteria Lane creadas por Marc Cherry llegaban para satisfacer las ansias televisivas de un perfil muy concreto que en poco tiempo encontró su público y en 2005 se convirtió en la serie más vista en todo el mundo.  Un mes después la FOX ponía su granito de arena a la añada con  House. La serie de Hugh Laurie fue ganando popularidad gracias a su capacidad para hacer innovador un formato por todos conocidos con buenas dosis de mala leche y comedia negra, cierto interés deductivo y tramas interesantes.

Precisamente el éxito de las series de FOX y ABC sirvió para afianzar el resurgir creativo de las networks, que con la revalorizaron del producto televisivo comenzaron a tratar al público de forma diferente y reconocieron la importancia que Internet tenía en el consumo de televisión. Un público que además se encontró con una parrilla en la que la variedad venía acompañada de la calidad, sin importar si eras de los que amaban las historias de amas de casa, de médicos, de islas o de vaqueros. Una alineación planetaria que, por suerte o por desgracia, se da muchas menos veces de lo que las cadenas creen y los seriéfilos quisiéramos.