Downton Abbey

71st Annual Golden Globe Awards Nominations

Globos de Oro 2014: las preguntas inconvenientes


He de confesar que ya no sé si veo las entregas de premios por pura curiosidad periodística y/o de aficionada, o porque simplemente disfruto con las decisiones que toma un conjunto de gente a la que les une, principalmente su profesión, sean guionistas, actores o periodistas extranjeros en Estados Unidos. Nunca un extranjero tuvo tanto poder en ese país… ¿O sí? El caso es que, una vez más, unidas las cabezas, emitidos los votos y hecho el recuento de cara a la entrega de premios que el próximo 12 de enero presentarán (Oh, Siiiiiiiii!!!!) Amy Poehler y Tina Fey, ha vuelto a salir un conjunto televisivo más bien extraño en el que, unas veces por la absurdez de las categorías en sí mismas, otras porque sobre gustos no hay nada escrito, los haters, los lovers, y otro millar de personas que vivimos para quejarnos por todo tenemos motivos para hacerlo. Si lo que simplenente os interesa es la listade nominados, la podéis encontrar aquí. Si soy más de cine aquí. Y si sabíais a lo que veníais, allá vamos.

Captura de pantalla 2013-12-12 a la(s) 17.34.01

- (Me gustaría escribirlo en mayúsculas, para expresar mi verdadero cabreo, pero voy a contenerme por respeto a vuestros ojitos) ¿Kerry “morritos” Washington nominada como mejor actriz dramática y Lizzy Caplan, con su papelón de Virginia Johnson sentada en su casa? ¿En serio? ¿En que cabeza cabe? ¿Por qué? ¿Es que el esfuerzo interpretativo reside en las caritas, los enfados y los cabreos que derivan en calentones? ¿De verdad? ¿Es que vamos a tener que darle la razón a la amargada y moribunda doctora DePaul, y reconocer que en lo que respecta a esta serie los críticos han sido machistas?

- Porque aquí viene la siguiente ¿Allison Janney, la sufrida esposa del rector que es la viva imagen de lo que padecieron las mujeres maduras de su época se queda en su casa también? ¿Y ni siquiera puede con Zooey Deschanel por su papel en Mom? ¿Ni en drama, ni en comedia, ni en esa categoría obscena de actriz de reparto de la que hablaré después? ¿En serio?

- ¿Downton Abbey como mejor serie dramática? ¿En Serio? ¿Otra vez British Airways fletando un avión para que Fellowes y compañía se pasen una semanita de fiesta en fiesta en Los Ángeles y se vuelvan a casa sin nada? ¿Acaso no sería más lógico, puesto que es más nueva, más original y más coral haber nominado a Orange Is The New Black?

- Vaya por delante que la veo pero ¿tan buenos les han parecido a los votantes los primeros capítulos de Brooklyn Nine Nine, como para hacer un hueco en las mejores comedias? ¿Y Andy Samberg merece estar ahí más que Nick Offerman?

- ¿Qué categoría es esa en la que se juntan Monica Potter, Hayden Panettiere y Sofía Vergara? ¿Está escrito en algún sitio que Sofía Vergara tenga que estar nominada siempre, para que vaya a todas las ceremonias y así suba la audiencia masculina?

- ¿Y su versión masculina, con Aaron Paul, Rob Lowe, Josh Charles,  Jon Voight y Corey Stoll? ¿Son cuatro palmeros de Paul o darán la campanada?

- ¿Vale más el trabajo de James Spader en lo que se ha visto hasta ahora de The Blacklist que el temporadón de Jon Hamm en Mad Men, aunque volviese a irse de vacío?

- ¿Alguien ha visto Dancing on the Edge?

- ¿Para cuando una categoría de Bandas Sonoras de Series, que hace tiempo que suponen un gran esfuerzo, y dan muy buenos resultados?

- ¿Volverá Lena Dunham a llevarse dos premios y fastidiarnos la noche como el año pasado?

emmyawards

Emmys 2013: preguntas inconvenientes para nominaciones incomprensibles


65th Primetime Emmy Awards Nominations

Entre los numerosos defectos que tenemos los seriéfilos, está el rechazo que nos produce que la Academia de la Televisión no sea respetuosa con nuestros gustos y cada año nos sorprenda con incomprensibles nominaciones. Nada nuevo bajo el sol. Por ello, y a falta de los resultados finales que serán mucho más cabreantes, he decidido expresar mi disconformidad con preguntas que nunca tendrán respuesta, pero que, porqué no decirlo, me alivian. Para aquellos que sólo os interesan las nominaciones, no los juicios sobre las mismas, aquí mismo, o aquí.

-  ¿Es verdad que Kate Mara ha perdido su avión esta mañana o le mandaron ayer el guión y dijo “Para ésta mierda yo no vuelo”?

-  ¿No es posible que el número de nominados sea el mismo en todas las categorías? ¿Por qué siete actrices principales de drama y “sólo” cinco actores?

-   ¿Tienen los miembros de la Academia de la Televisión algo con Julian Fellowes o allegados? ¿Remordimientos por su pasado colonial? ¿Deudas de juego? ¿De verdad creen que merece esas nominaciones en esa cantidad?

-   ¿El inexplicable amor de la Academia por Veep es directamente proporcional al odio que tienen por Parks and Recreation? ¿O es que queda mejor HBO que NBC? ¿O Washington que Pawnee?

-   ¿Por qué no existen los Razzies de la televisión? ¿No es ahí donde tendrían su hueco Political Animals y La Biblia? ¿Cuánto valor hace falta para meter en una misma categoría las dos anteriores junto a Phil Spector, American Horror Story y Behind The Candelabra?

-   ¿No era ya la hora de olvidarse de The Big C y Enlightened? ¿O es que tienen que cubrir una cuota de rubias por ceremonia?

-   ¿No os parece que Modern Family es ya como esa prima pesada que viene de muy lejos a todas las reuniones familiares, siempre cuenta lo mismo y siempre se lleva todas las atenciones? Desde el cariño ¿no os dan ganas de matarlos?

-   ¿Estará Matthew Weiner en su casa, acariciando su gato, y planeando su venganza en la próxima temporada de Mad Men, ahora que no ha sido nominado ni por la dirección ni por el guión?

-   ¿Sirven los Emmys para confirmar que lo bueno de The Good Wife son sus secundarios y sus actores invitados? (no me odiéis mucho, please)

-   ¿Sabe la Academia de la Televisión que en Shameless Us  trabaja más gente que Joan Cusack? ¿Este año no podrían haber nominado a otro/a por aquello de variar y puesto que no se lo van a dar?

-   ¿Acaso no se merecía Patton Oswald su nominación como actor invitado de P&R sólo por ésto?

-   Con diez nominaciones por banda (10 por Louie y 4 por Oh My God!! gracias @monkny)¿ podemos calificar ya a Louie C. K como el dios de la comedia?

books_Olympus_ompc_79830_o

Series sobre el papel


Llega la época más espléndida y generosa del año, el momento de romperse la cabeza pensando qué regalar a tu novio, tu madre o tu hermano, el amigo invisible del trabajo, el intercambio de presentes entre los amigos y en definitiva un cúmulo de sorpresas que aunque pocas veces resultan correspondidas, siempre nos incitan a lanzarnos a la calle, o la pantalla, y dejar temblando la tarjeta de crédito. Para los seriéfilos, afortunadamente, las posibilidades son cada vez más, gracias a las facilidades de la red y el crecimiento del interés por las series, que se ha traducido en un aumento del merchandising, y demás productos, que podemos encontrar en el mercado. Camisetas, sudaderas, ilustraciones, chapas, tazas, cuadernos y demás parafernalia se adaptan a nuestras preferencias seriéfilas, y con un poco de suerte estrenamos el año con presumiendo de nuestras producciones favoritas. Desde hace unos años las editoriales también se preocupan por cubrir un interesante nicho de mercado, en el que los amantes de la pequeña pantalla puedan descubrir el libro en el que se basa su producción fetiche, las curiosidades que rodearon a nuestra serie de cabecera o las reflexiones de grandes periodistas y escritores sobre las creaciones televisivas de moda en los últimos años.

IMG_1778

La editorial creada en 2008 por Irene Antón y Rubén Hernández, Errata Naturae, es la responsable, quizá inesperada, de una buena cantidad de títulos que en los últimos tiempos nos han ofrecido excelentes momentos de lectura, en los que hemos ido descubriendo los secretos de las grandes series de la actualidad de la mano de grandes firmas. A sus títulos centrados en la filosofía, el ensayo y la literatura se sumaron, al poco de entrar en el mundo editorial, Los Soprano Forever: Antimanual de una serie de culto y The Wire: 10 dosis de la mejor serie de televisión. Textos de Rodrigo Fresán, Nick Hornby, Iván de los Ríos, George Pelecanos o una entrevista con David Simon son algunas de las creaciones que podemos encontrar en estos libros tan interesantes e imprescindibles para estas dos series de culto. Posteriormente llegó el ensayo de Jorge Carrión, que también participa en el libro sobre la serie de Simon, titulado Teleshakespeare y sobre el que ya habéis podido leer aquí y en mayo de este mismo año los fans de Game of Thrones disfrutaron en Juego de Tronos: Un libro afilado como el acero Valyrio, en el que pudieron encontrar textos sobre televisión, literatura, política, historia, sexo y, como no, dragones. El último título en ver la luz ha sido el dedicado a la serie que ha devuelto a los zombies a la primera línea televisiva The Walking Dead: Apocalípsis Zombie Ya, que hará las delicias de los amantes de los muertos vivientes y aquellos que quieran estar preparados para una posible invasión de los seres de ultratumba.

La editorial del grupo Santillana Suma de Letras ha adaptado su línea de publicaciones a las últimas novedades de las producciones de ficción para la televisión y se ha ocupado de traer a España dos interesantes publicaciones para dos series de televisión muy distintas. Por un lado Boardwalk Empire: La verdadera historia que inspiró la serie de televisión escrito por Nelson Johnson, en el que podemos recorrer la historia de Atlantic City a través de las políticas corruptas y las luchas de poder que se vivían en la ciudad. Por otro, los fans de la serie británica de ITV Downton Abbey pueden saber más acerca de la historia de Highclere y las personalidades que vivieron en ella a lo largo de los siglos, y una mujer en especial que da nombre al libro Lady Almina y la verdadera Downton Abbey. Si lo que queremos es disfrutar de la capacidad narrativa de su creador Julian Fellowes, entonces el título más indicado es Pasado Imperfecto, que nos traslada a la aristocracia británica de los años sesenta a través de la apasionante búsqueda de un heredero.

Las posibilidades son múltiples y también podemos encontrar en el mercado una buena cantidad de libros dedicados a Mad Men, especialmente a su estética, Perdidos, y las claves esenciales de la producción de J.J Abrams, o aquellas historias que inspiraron o en las que se basaron algunas series: Mildred Pierce, True Blood y la saga de Charlaine Harris o las míticas obras de Sir Arthur Conan Doyle, Jane Austen y Charles Dickens, sin olvidarnos de los libros de Richard Castle. Si lo que queremos es rizar el rizo seriéfilo y quedar como unos señores Reyes, o simplemente llevar fuera de lo común nuestros conocimientos, quiero terminar con dos recomendaciones en inglés, que gracias a inventos como Amazon podremos tener en unos días en nuestras manos. En primer lugar, The Revolution was televised del crítico televisivo estadounidense Alan Sepinwall, una obra de casi cuatrocientas páginas en la que el periodista de New Jersey desvela sus comienzos como crítico al tiempo que analiza doce de las grandes series de los últimos años y entrevista a algunos de sus responsable. Y para finalizar, Sopranos Family Cookbook imprescindible para aquellos que cuando terminaba un capítulo de la serie de David Chase os preguntásteis un millón de veces cómo se hacían esos deliciosos platos que Tony degustaba episodio tras episodio.

Querida Lady Violet, Condesa Viuda de Grantham:


Antes que nada solicito a vuesa excelencia que el refinamiento y los modos de la aritocracia británica terminen aquí porque tanta finura y tanto refinamiento me son impropios. Y todos sabemos que usted maneja formas no tan finas como cabría esperar. Le escribo masticando el (casi) último capítulo de esta mágnifica segunda temporada que ha finalizado con las dosis de culebronismo testadas en la primera temporada. A falta de ver el episodio especial de Navidad, del que espero una vuelta de tuerca más, y más bien pocas respuestas, Downton Abbey ha avanzado a gran velocidad, expandiendo sus tramas y haciéndolas interesantes, sin perder ritmo y provocando en el espectador el deseable “gusanillo” del capítulo siguiente.

Nada de todo esto habría sido igual sin tu presencia, querida, ya que en cada escena, en cada diálogo, los espectadores esperamos, a veces con ansia, que pongas la puntilla, que llames la atención, que digas lo que todo el mundo piensa pero nadie dice, o lo que todo el mundo sabe pero da por supuesto. Tu desconocimiento de esas festivas jornadas llamadas fin de semana hizo que muchos nos fijásemos en ese peculiar carácter de dama de alta alcurnia que se ha pasado la vida tomando té, asistiendo a aburridos almuerzos y comentando frivolidades con amigas y enemigas. A medio camino entre la ignorancia y el puro descaro, eres la personificación de esa clase alta arrogante e inculta a la que sólo le preocupan sus posesiones y su vida social. Si a ello le sumamos lo complejo de la época en la que se desenvuelve, tenemos una mujer a la que su veteranía le aleja de todo aquello que huela a modernidad y le permite expresar cualquier idea, por inconveniente que sea.

Todo ello lo hemos vivido mientras comenzaba y terminaba la I Guerra Mundial, las clases sociales se difuminaban, las preocupaciones se volvían reales y el amor trataba de muy diferentes maneras a cualquiera de sus nietas. Además la sombra de la herencia volvía a tambalearse, los críados miraban más allá de las lujosas cuatro paredes en las que trabajaban y las intrigas se multiplicaban. Con la tercera temporada confirmada, somos muchos los que esperamos ya el regreso de las aventuras de la familia Crowley, que quizá sin quererlo se han convertido en la viva imagen del culebrón de época modernizado, que perdona el discutible dramatismo a cambio de bellas ambientaciones, interesantes historias y personajes trabajados.

Hasta entonces, querida mía, me plantearé revisionar la serie, en caso de que a mi vida le falte dramatismo, o me refugiaré en gifs tan geniales como éstos, vídeos con los que recordar tu socarronería y frases que haré mías tales como “Soy una mujer, (Mary) puedo ser tan contradictoria como me plazca”, “Somos  aliadas querida, lo cual puede ser mucho más efectivo” y “No seas derrotista querida, es muy de clase media”. Cuídese, y haga el favor de no gastar su sentido del humor sin que sus fans estemos presentes.