Boss

chicago_gershwin_879516_o

Bandas Sonoras: Rubicón, Boss y House of Cards


A pesar de que no es tan frecuente como a los seriéfilos nos gustaría, las cadenas de televisión se preocupan cada vez más por permitirnos disfrutar de las bandas sonoras que acompañan sus series. Esta concesión es mucho más habitual si la música que ambienta las escenas de la producción está hecha expresamente para ello, un lujo que no muchas series pueden permitirse. Pero cuando sí es posible, el resultado es una partitura que la mayoría de las veces termina siendo un elemento perteneciente a la misma, una parte inseparable de la ficción que también nos sirve para reconocerla en cualquier lugar y formato, más allá de la propia televisión. Al igual que resultaría imposible imaginarse algunas secuencias sin la música que les acompaña.

Especialmente destacable me ha parecido en los últimos meses el trabajo musical de tres series de temática y factura similar, o muy próxima, que se han preocupado por contar con una banda sonora a la altura de la producción y perfectamente adaptada a la misma. La fallida producción de AMC Rubicón, la también incomprendida serie de Starz Boss  y la sorpresa de la temporada House Of Cards, gracias a Netflix, cuentan con una partitura muy interesante y de calidad, que a mi entender están a la altura de las grandes composiciones creadas para el cine. Por ello, aunque lo habitual en esta sección es que hable de listas creadas a partir de las canciones que se escuchan en nuestras series favoritas, hoy quiero hacer una excepción, para comentar las bandas sonoras de éstas tres series de televisión.

7917

Rubicón, Peter Nashel.

El compositor neoyorquino Peter Nashel, al que próximamente podremos escuchar en la banda sonora de Lucky 7, la adaptación de la inglesa The Syndicate, ha trabajado en los últimos años en numerosas y conocidas producciones televisivas. En 2007 se ocupó de ambientar las intrigas de la familia Darling en Dirty Sexy Money y un año después puso música a la versión americana de Life on Mars. En 2010 compuso el disco que nos ocupa, formado por veintitrés composiciones que tratan de trasladar el ambiente conspirativo e intrigante que se respira en Rubicón. A lo largo del disco podemos comprobar como el cello y el piano comparten su protagonismo con instrumentos electrónicos, el estilo que más le interesa a Nashel, tal y como el mismo reconoce en ésta entrevista. Si recordamos la serie protagonizada por James Badge Dale, uno de los aspectos que más llamaba la atención, y que podía desesperar al espectador, era la escasez de diálogos que veíamos en cada capítulo, y lo constante que era la presencia de música en cada secuencia. La rotundidad del piano y el acertado tempo del cello, ambos tan manipuladores a la hora de despertar sentimientos en el espectador, son para mí los elementos más destacables de esta banda sonora que podéis encontrar en Amazon e iTunes.

11693

Boss. Brian Reitzell.

La banda sonora de la serie protagonizada por Kelsey Grammer no se ciñe estrictamente al libreto creado por Reitzell, un compositor que combina televisión, cine y colaboraciones con grupos musicales. Nominado a un BAFTA por su trabajo en Lost In Traslation, últimamente hemos podido escuchar sus composiciones en Hannibal. La apertura de la serie, con sus azuladas estampas de Chicago, utilizaba la canción de Robert Plant y Band Of Joy, Satan your kingdom must go down, presente en  su último trabajo de estudio, también llamado Band Of Joy. Menos relevante resultan los otros dos temas invitados, compuestos por Mark Hollis y Wilco. El resto del libreto, en el que Reitzell colabora con varios músicos, la música que acompaña a Tom Kane resulta más ecléctica y moderna que otras obras compuestas para producciones similares. Con la presencia de la percusión y la cuerda como elementos esenciales, resulta curiosa la presencia de la voz, que en muchos casos remarca el aire sórdido de la obra que acompaña. Disponible en iTunes y Amazon.

house-of-cards1

House Of Cards. Jeff Beal.

El tema de apertura de la serie protagonizada por Kevin Spacey es para mí uno de los más interesantes y complejos que hemos podido escuchar recientemente en una serie de televisión. La combinación de instrumentos de cuerda, aire y percusión creada por Jeff Beal y ejecutada por The Hollywood Studio Simphony, dan lugar a una creación poderosa y contundente que transmite a la perfección la trascendencia de los hechos que a continuación vamos a contemplar. Si bien es la cuerda la que se impone en la partitura, la presencia del saxofón otorga a la obra un toque jazzístico interesante que completa la composición, que por supuesto también está acompañada por instrumentos electrónicos. Según el propio Jeff Beal reconoce en ésta entrevista, el tema se inspiró en una canción que David Fincher y él compartieron en su primera reunión, Crime of the Century de Supertramp. En la misma también comenta la importancia que tiene el bajo a la hora de definir el carácter de Francis Underwood en el resto de la obra, compuesta por veintiocho temas. El piano se encarga aquí también de aportar calma a las secuencias más sentimentales, en las que habitualmente nos encontramos a la esposa del mandatario, Claire, interpretada por Robin Wright. Disponible en Spotify, iTunes y Amazon.

chicago_bridge_skyline_963028_o

Chicago y las series


La ciudad del Viento es la tercera con mayor número de habitantes en los Estados Unidos, por detrás de Nueva York y Los Ángeles, y para la industria televisiva también parece ser una de las localizaciones más apetecibles por detrás de la ciudad de los rascacielos y la meca del cine. Situada en la orilla suroeste del Lago Michigan, la ciudad de Al Capone y Eliot Ness acogió los exteriores de la mítica Hill Street Blues, y entre sus habitantes contó con los Winslow de Family Matters, los Bundy de Married with Children o Balki Bartokomous y el primo Larry de Perfect Strangers. A la tramposa The Good Wife, que en realidad se rueda en Nueva York, ER o más actualmente The Chicago Code se unen otras series con localizaciones interesantes que quiero comentar.

1.- Boss, Starz (2011-2012)

BOSS-Starz-Swallow-Episode-3

La serie que más nos ha permitido disfrutar de la ciudad que vio nacer a las televisivas Shonda Rhimes y Tina Fey, y a mi querido Zachary Gildford, es el último trabajo de Kelsey Grammer, Boss. La serie creada por Farhad Safinia ofrece en su opening, como en toda la serie, maravillosas fotografías de Chicago, entre las que podemos encontrar el Cloud Gate situado en el Millenium Park, la fuente Buckingham del Grant Park o la preciosa estatuta de los niños jugando (Children Playing Statue) emplazada en el parque del Navy Pier del barrio de Streeterville. Otras de las vecindades que acogieron la grabación de  la serie de Starz fueron Lincoln Park, Englewood, Pullman, West Town, Chinatown y Austin. Podemos encontrar los escenarios donde Tom Kane llevaba a cabo sus fechorías en el restaurante Shaw’s Crab House, los exteriores en el Lower Wacker Drive, la fachada del Spertus Institute y por su puesto, las estancias del Ayuntamiento, aunque el despacho del alcalde fue recreado en los Cinespace Film Studios. Resulta imprescindible recorrer el río que da nombre a la ciudad ya sea a pie o en barco, para poder encontrar diversos planos que nos resultaran conocidos, y entre otras cosas nos recordaran a los encuentros entre Kane y su doctora. Y si nuestro interés va más allá de los meramente turístico, y tenemos ganas de recorrer las calles que más problemas le dieron a Kane en la segunda temporada, en las Cabrini Row Houses del norte de la Avenida Chicago encontraremos las casas que Trey Rogers trataba de manejar.

2.- Shameless US, Showtime (2011-…)

gshowhouse

Un punto de vista muy diferente de la ciudad de Chicago nos lo ofrecen los Gallagher, que dicho sea de paso han vuelto con fuerza en su tercera temporada. Fiona, Lip, Ian, Frank y demás parentela no se mueven por los mismos barrios que las altas esferas políticas, más bien son escasas las escenas que se desarrollan en la ciudad de los Bulls. Aunque los interiores, así como las escenas de la discoteca en la que se conocieron Fiona y Steve o de la tienda en la que trabaja Ian, se ruedan en Los Ángeles, las casas que acogen a esta familia tan particular están ubicadas en el suroeste de la ciudad. Cerca del parque Douglas se encuentra el 2119 de S Homan Avenue, y la casita en la que viven los Gallagher, y en el 2113 viven los ineseparables, aunque lo intenten, Kev y V. Para encontrar a nuestra querida Sheila deberemos caminar dos calles hacia el este, y tras atravesar la W 21st Street y, como no, las vías elevadas del tren, llegaremos a la casa de esta buena mujer tan familiar como desequilibrada. La cercana W Ogden Avenue también ha acogido algunas de las escenas de Shameless Us.

3.- Chicago Fire, NBC (2012-…)

image640x480

La serie creada por Derek Haas y Michael Brandt centrada en el día a día de una estación de bomberos de Chicago transcurre, sin trampa, en la ciudad, y utiliza frecuentemente sus calles y sus instalaciones para rodar sus escenas. Uno de los escenarios que más vemos en esta producción de la NBC es precisamente la estación de bomberos, situada entre la 13th Street y la avenida Blue Island, cerca del barrio universitario. Pero como buenos bomberos que son recorren prácticamente todo Chicago para socorrer a sus ciudadanos, y son frecuentes las grabaciones en los barrios de Near West Side, Bucktown o Near North. Para terminar, dos curiosidades: algunas escenas de los capítulos finales de la primera temporada fueron grabadas al este del parque Douglas, mientras que los Gallagher viven al oeste. Y para aquellos fans de las rutas hosteleras, los bomberos han acudido en alguna que otra ocasion al Lottie’s Pub, situado en el 1925 de Cortland Street.

Kane talks with Stone & asks him to step out for a minute.  Kane & company watch Ruiz on the news. Kane is fuming. Zajac tells Kane why he got into politics. Kane makes peace with Potawatomi Nation in front of press

Boss, el poder de Tom Kane


Aunque hace ya tiempo que Aristóteles escribió aquello de “El hombre es un ser político” y sea patente en cada reunión de vecinos, asamblea laboral y barra de bar que todos llevamos un legislador dentro, en los tiempos que corren la fe en el arte de gobernar vive sus horas más bajas, y las vocaciones de los futuros hombres de Estado probablemente se esconda por miedo al qué dirán. A este ambiente de descreimiento generalizado no contribuyen las numerosas producciones que, cada vez con más frecuencia, dibujan personajes que se encargan de los asuntos públicos, en cualquiera de sus esferas. 24, The Killing, Boardwalk Empire, The WireHomeland o Political Animals han dejado cierta sensación de desesperanza en la fe de los espectadores, que hubieran preferido no saber el precio de la ambición del político de turno.

BSS2_202_033012_0267_6x4_595

Sin embargo, la televisión puede ir un poco más allá, y la sensación se convierte en estado de ánimo gracias a Boss, imprescindible en cualquier Manuel del Político Corrupto al uso. Ésta producción que ha emitido Starz durante dos temporadas, que en España emite Canal +, y que tiene su final en el aire, es una contundente oda a la política actual, en la que no sirven intenciones puras ni romanticismos de facultad. Y Tom Kane es su protagonista principal, al que espero que el boca-oreja de la serie le convierta en uno de los personajes más malvados de la historia de la televisión. Y a la serie en el brillante, aunque excesivo, drama político al que sus cargantes formas han desdibujado el fondo.

“El juego de encontrar culpables en la política no tiene ganadores, sólo perdedores.”

El alcalde de Chicago, Tom Kane, es un hombre “domiciliado” en el poder, que maneja a su antojo los grandes barrios de la ciudad gracias a las alianzas económicas y políticas que establece con sus líderes. Con la ambición y el poder como razón de ser de prácticamente todos los personajes, la serie creada por Farhad Safinia sumerge al espectador el las cloacas más pestilentes del poder, donde los políticos que se ocupan del bienestar de sus votantes velan, únicamente, por su propio bien. Perpetuarse en el poder es una meta para Kane, que se empeñará sin descanso, en esquivar el plan que el destino tiene reservado para él.

“El problema es que el castillo de naipes que levantaste ya no es tuyo, no puedes quitar cartas y esperar que no se caiga”

Recogidas de firmas forzadas, sobres sobre la barra de un bar, ventajosos acuerdos para las partes firmantes, sin importar lo que le suceda al ciudadano, amenazas veladas y muertes sin remordimientos, todo vale cuando se trata de hacer historia al frente de la alcaldía, cuando quieres preservar tu cota de poder, cuando está en peligro tu nombre y tu sustento. Empresas públicas, fundaciones privadas, sindicatos, corporaciones y pequeños empresarios negocian con fiscales, concejales, senadores y demás representantes de la esfera política norteamericana, acuerdos ventajosos para ambos, en los que los ciudadano se convierten en meras marionetas dispensadoras de un poder que previamente ha sido subastado.

boss-2-02-through-and-through-sneak-peek-shows-aftermath-of-shooting

“Hay varias cosas que puedo controlar. Desafortunadamente los medios no son uno de ellos.”

El poder sin prensa no es poder, y en Boss no podía faltar una trama en la que se reflejase el papel de los medios ante la labor de Kane al frente del Consistorio. La impresión que el cuarto poder deja en el espectador es dispar, y mientras las empresas mediáticas, (oh, sorpresa) intercambian favores con las altas esferas políticas, los redactores a pie de calle, con mayor o menor valentía y romanticismo, adivinan un halo de esperanza para la profesión. Sam Miller es quizá, y a grandes rasgos, el Will McAvoy que Sorkin no ha sabido criar, por culpa de sus antojos políticos, ese grano en el culo que Kane no se puede quitar, al que no siempre le espera la felicidad al final de la jornada. Con todo esto, la frase previa, que pronuncia el propio alcalde, no es sino una excusa barata, tal y como él mismo había demostrado previamente en el quinto episodio de la primera temporada, todo un ejercicio de manipulación informativa.

“Una rara omisión para una mujer que siempre hizo saber sus deseos.”

Para Kane, tan importante como los medios de comunicación es su mujer. O más bien las mujeres que le rodean. La suya propia, Meredith, es en una misma persona su alma máter y su enemiga más cruel. Hija del anterior alcalde, la Sra. Kane se sabe imprescindible para la mayor ambición de su marido, y cómo tal se comporta, para bien y para mal. En el Ayuntamiento son Kitty y Mona las ejecutoras de sus deseos, destinatarias de sus puñaladas y víctimas de su tiranía. Si la primera es un caballo salvaje, que sólo el regidor sabe domar, la segunda es un entrañable cachorrito al que una temporada en el circo de los horrores que es la alcaldía la convierte en un animal sin ilusiones ni ánimo. Para cerrar el póker de damas Emma, la hija tan incomprendida como necesaria a la que Kane traiciona inesperada y fríamente.

boss-55

“Ahora me dices que una mierda legislativa va a detenerme.”

Tiene que ser muy duro acostumbrarse a mandar sobre todo y todos y que venga una enfermedad a enseñarte que, en el fondo, uno no tiene control sobre nada. El desorden neurológico degenerativo que sufre Kane lo sitúa al borde de un precipicio al que se llevará consigo a todo el que pueda. No importa la salud económica de la ciudad, ni la de sus ciudadanos, las leyes que los propios políticos aprueban, la moral. Kane siente que el tiempo se agota y mientras lucha con sus fantasmas, y sus visiones, no parece dispuesto a dar un paso atrás, cueste lo que cueste y pase lo que pase. Y si por un lado le vemos descender a los infiernos del electro shock, por otro asistimos a su regreso a la vida política sin tiempo para replantear las normas del juego, buscando un parche con el que tapar los huecos de su historia, otra vez.

“La mortalidad es inevitable.”

Consciente del final que le espera, Kane no duda en recordárselo a su esposa. Porque en la historia que cuenta Boss son muchos los que dependen del alcalde y de su bienestar. En la serie en sí, el brillante papel de Kelsey Grammer, que muy probablemente se convertirá en un icono del género, cuenta con el apoyo de personajes muy interesantes, y necesarios, para poder pulir sus distintos matices. La sagaz Kitty O´Neil, el candidato de bragueta rápida Ben Zajac, Ezra Stone y, posteriormente, Mona Fredricks, así como el redactor Sam Miller y su sufrida esposa Meredith, son personajes imprescindibles para hacer de Boss una historia tan compleja como atractiva. Por poner defectos, le sobran primeros planos y carne por igual, y quizá se podría haber prescindido de ciertos giros más propios de culebrones de media tarde que de series, muy serias, sobre dirigentes políticos. Pero nadie es perfecto. Ni siquiera Tom Kane.

the-dare-05-1024

La Navidad podría ser peor


El primer asalto de las fiestas navideñas ha terminado y quién más y quién menos ha conseguido sobrevivir a los encuentros forzados, las mesas repletas de comida y los brindis a destiempo. En éstos días tan familiares, en las que todos nos reencontramos con “gente” que hace meses que afortunadamente no vemos, es difícil no preguntarse si estas fechas en las que el calendario obliga no podría habernos tocado en suerte otro cuñado, otro tío, otra parentela. A falta de respuesta me he lanzado a la ficción, y he buscado entre los muchos personajes que las series nos regalan algún tipo de consuelo. Y lo hay. Porque siempre podemos encontrar seres de todo tipo y condición con los que compartir una noche adornada por espumillones y árboles de navideños, y animada por legendarios villancicos, sería más infernal de lo que cualquier humano pudiese soportar. Juzguen ustedes mismos.

kelsey-grammer-as-mayor-tom-kane_original

El padre sin escrúpulos: Tom Kane

El personaje interpretado por Kelsey Grammer en Boss no es plato de buen gusto aunque no sea parte de tu familia, ya que casi sin despeinarse consigue humillar y destrozar psicológicamente a cualquiera que se encuentre a su lado. Si a esto le añadimos la calidad de su labor política y la rapidez con la que demostró ser capaz de llevarse por delante su propia sangre para salvarse a sí mismo, ciertamente tenemos un ser al que sería éticamente difícil de soportar en la misma mesa, por mucho que los manjares sean inigualables.

Moira_Queen

La traidora madre veleta: Moira Queen

Estirada como ella sola, la madre del héroe televisivo del momento no es para mí la invitada más deseada del momento. Aunque todavía queda mucho por descubrir el personaje interpretado por Susanna Thompson en Arrow ya ha presentado sus credenciales a bruja del año, y aunque me falta experiencia en el género (no veo Revenge) sus artes para traicionar a todo aquel que se interponga en su camino son de sobra conocidas. Pero Queen no llega al nivel de Kane porque, aunque sean escasas, aún le queda ese instinto maternal que de vez en cuando saca a pasear y le lleva a compartir una hamburguesa con sus retoños.

carl2

Hermanos, Hijos y demás infantes: Carl Gallagher, Shane Botwin y Violet Harmon

Ethan Cutkosky, Alexander Gould y Taissa Farmiga encarnan (o han encarnado) en la pequeña pantalla a jóvenes que sin ser odiosos, resultan molestos, y poco indicados para una Noche de Paz, que diría el villancico. Shameless, Weeds y American Horror Story han tenido el honor de contar, respectivamente, con el hermano violento e irracional de muchas familias, el respondón sabihondo, que aprovecha la mínima oportunidad para expresar sus reproches, y la adolescente atormentada e incomprendida a la que uno no sabe si abofetear o poner una camisa de fuerzas. Estos tres particulares seres han sido elegidos al azar, pero bien podríamos quedarnos con el (innecesario) hijo del Sargento Brody, las niñas bien del Conde de Grantham o cualquiera de los vástagos de los protagonistas de Mad Men para apreciar a la joven de pavo incontrolado del otro lado de la mesa.

Joe-McCoy-friday-night-lights-5723592-500-335

Tíos y tías, las increíbles ramas del árbol genealógico: Jerry Gergich y Joe McCoy

Las posibilidades en esta forma de parentesco son tan variadas como la naturaleza haya querido permitir, y nosotros poco podemos decir sobre aquello que ya estaba unido cuando llegamos a la tierra o sobre el hombre que hizo que tu tía “la solterona” dejase de serlo. Porque Jerry Gergich, por ejemplo, podría ser uno de ellos. Este hombre en el que se confunde la simpleza y la bondad lo encontramos en Parks & Recreation en la piel de Jim O´Heir, casado con una mujer de las que nadie “logra explicarse” cómo ha podido ser. El perfil de tío odioso por contagio es para el padre al que D.W Moffet interpretaba en Friday Night Lights, que se encargaba de hacer la vida imposible a J.D, una figura asfixiante que sólo se dirige a sus hijos para exigir y a los demás para presumir de sus exigencias.

sopranos_1862190i

Carmela Soprano y Marie Schrader

La tía que cocina bien, como no podría ser de otra forma, la ponen Los Soprano. Ahí estaba Eddie Falco dando vida a una mujer sufrida, y menuda, que cocina como los ángeles y te recibe con complicidad, pero es muy probable que tras una charla con tu madre te despida con exigencias y “sabios” consejos. Y como siempre hay alguien a quién criticar cuando sale de la cocina, he elegido a la cleptómana tía Marie de Breaking Bad, Betsy Brandt, como la diana de hermanas y cuñadas que tratan de erigirse en seres ejemplarizantes entre canapé y canapé.

POWERS BOOTHE

El núcleo de la familia política, los suegros: Lamar Wyatt y Cersei Lannister

Powers Boothe encarnando al padre de Connie Britton en Nashville y Lena Headey como cerebro instigador de las maldades de la casa del león rampante son, para mí, la viva encarnación de la familia política a evitar. Maestros de la manipulación tanto dentro como fuera de su propio hogar, ambos demuestran estar necesitados de escrúpulos, corazón y alma, y sobrados de ambición e ínfulas de poder. Con estos moldes resulta difícil no sonreír ante las collejas, verbales o físicas, de la pareja que trajo al mundo a la persona con la que compartiremos el resto de nuestras vidas.

a_560x375

Los cuñados y sus peculiaridades: Ari Gold, Lisa Kimmel Fisher y Ellis Boyd

Últimamente me parece que esta parte de la familia sustituye a las suegras en el escalafón de famliares odiables en estas fechas. Las parejas de tus hermanos, los hermanos de tu pareja y sus contrarios son especies muy particulares con las que siempre acabamos pregúntandonos por qué son los elegidos. Por ello me he dejado llevar por los extremos y he escogido tres papeles muy diferentes pero igualemente irritantes. Por un lado está el cafre Ari Gold que Jeremy Piven bordó en Entourage, por otro la intensa y cansina esposa de Nate Fisher en Six Feet Under, interpretada porLili Taylor, y para terminar el insoportable lameculos chivato Ellis Boyd al que dio vida, o algo así, Jaime Cepero en Smash. A ver si nos quejamos ahora.

The.Good_.Wife_.S03E20.HDTV_.x264-LOL.VTV_.mp4.Still002

Los abuelos: Jackie Florrick y Hershel Greene

A pesar de que Mary Beth Peil,  ejerce con fuerza en The Good Wife de molesta suegra, me quedo con la figura de abuela que Zach y Grace sufren y  Dawsons Creek le otorgó. Esa figura cotilla, que siempre está dispuesta a criticar tus amistades o tus opiniones, que se atreve a comentárselo a tus padres mientras se comporta como una chiquilla sin ni siquiera saberlo. Para el papel de “abuelo batallas” he elegido el personaje de Scott Wilson en The Walking Dead, (en su estado actual), que sin ser odioso resulta cansino, y más aún si tenemos en cuenta a todos los anteriores.

Si tenéis algún personaje más que creáis que deban estar entre aquellos que a la fuerza harían de nuestra Navidad algo peor, os invito a  dejarlos en los comentarios y compartir con los demás esos seres que nos deberían aliviar el próximo lunes, en el segundo asalto navideño.