Emmys 2014: preguntas inconvenientes que nunca tendrán respuesta


base_image

Un año más la Academia de la Televisión las Artes y las Ciencias prepara su evento anual con el que premia las mejores producciones del año y hoy ha dado a conocer los nominados a la sexagésimo sexta edición de los Premios Emmy. Cómo era de esperar, y por mucho que la experiencia sirva para curarnos de posibles espantos, aunque llevaba éste tuit grabado a fuego en mi cabeza, las decepciones, las ausencias y las injusticias han ido apareciendo conforme Mindy Kaling y Carson Daly han anunciado a los candidatos. Y cómo ya es costumbre, dejo por aquí esas preguntas sin respuesta que seguro que también os han surgido a vosotros. Para los que no busquen quejas sino una lista con los nominados, aquí.

- Cada vez parece más evidente que The Big Bang Theory y Modern Family han comprado plaza fija en algunas nominaciones. ¿Por qué Julie Bowen y no Chelsea Peretti por su trabajo en Brooklyn Nine Nine? ¿Se merece más su nominación Jesse Tyler Ferguson que Noel Fisher por su papel en Shameless? ¿Jim Parsons y ¡¡Don Cheadle!!! sí y Chris Messina no?

- ¿Jeff Daniels hace mejor trabajo en la segunda, y espantosa, temporada de The Newsroom que Michael Sheen en Masters Of Sex? ¿O que Timothy Olyphant en la quinta entrega de Justified? Y en la categoría femenina Kerry Washington otra vez…. ¿Seriously?

- ¿Cómo se permite que Dowton Abbey esté nominada como mejor drama y Masters Of Sex no? ¿ Y que Paul Giamatti se haya colado como mejor actor invitado por Downton Abbey y Dean Norris no esté ahí por la temporada final de Breaking Bad?

- Yo no las veo pero ¿cómo es posible oír hablar tanto, y leer tantísimo, sobre producciones cómo Orphan Black y Hannibal y que no tengan cabida en las categorías más importantes? ¿No merece ni una nominación Tatiana Maslany con sus seis nueve personajes en una serie? ¿Y en The Americans sólo se salva por Margo Martindale como actriz invitada?

- ¿Claire Danes, y sus pucheros, en Homeland son más nominables que el trabajo de Elisabeth Moss en Mad Men?

- ¿Premiarán con el Emmy al Mejor Casting en comedia a Louie para compensar que no tiene ningún intérprete en la categoría de invitados? ¿Acaso Sarah Baker no se merecía estar nominada?

- ¿Subirá Allison Janney, y se lo merece de sobra, a recoger dos premios en dos categorías diferentes gracias a Mom y Masters Of Sex, tal y como hiciera en los Critic’s Choice?

- Si Silicon Valley es tan coral que opta a Mejor Comedia, Mejor Guión y Mejor Director, pero ninguno de sus actores están nominados ¿no merecerían una nominación al mejor casting? Y aunque a mí me gusta… ¿Merece más la nominación que Girls, Parks & Recreation o Brooklyn Nine Nine?

- ¿Es muy descabellado pensar que la dirección de drama se la puede llevar True Detective por su comentadísimo cuarto episodio y la mejor serie de la misma categoría sería Breaking Bad, despidiéndola así como se merece?

- ¿A que resulta reconfortante darse cuenta, por fin, de que la Academia de Televisión sabe que hay un señor que se llama David Simon y hace televisión? ¿Se pasarán él y Overmayer por la ceremonia después haber sido ignorados tantos años, gracias a su nominación al Mejor Guión con Treme?

 

justin

Bandas Sonoras: The Leftovers


Aunque como ya he dejado escrito por aquí la nueva serie de Damon Lindelof no parece destinada a pasar a la historia de la televisión, The Leftovers puede ayudarnos a hacer más llevadero el verano gracias a las locuras que cabrían en esperar en un producto como éste y a las teorías especulativas de los espectadores que no tardarán en llegar. Pero mientras tanto podemos deleitarnos con la curiosa y variada selección musical con la que cuenta la serie en la que se combina el trabajo del compositor británico Max Richter. Por un lado, Richter, con amplia experiencia cinematográfica, ha compuesto para su debut televisivo varios temas al piano, con violines o electrónicos. Por otro, a lo largo de los capítulos podemos escuchar diversas canciones, de estilos y épocas diversas, que invariablemente forman parte de la narración o no lo hacen. Aquí podéis encontrar la lista de Spotify con casi todas las canciones que suenan en The Leftovers, una recopilación que crecerá conforme avance la serie.

the-leftovers-hbo-damon-lindelof

Capítulo 1. Piloto.

El primer tema de esta selección es una canción de los años sesenta, Why Can’t He Be You de Patsy Cline, cuando Tom Garvey espera en su ranchera al congresista Witten, y en la radio Dusty Bob dedica este tema a una tal Boon. En el mismo lugar, poco después, cuando Witten y Garvey charlan mientras se dirigen a la casa del “iluminado” en la radio suena I Can’t Find The Time, de Willie Nelson. En otro coche, en este caso el que conduce el prometido de Meg Abbot (Liv Tyler) mientras se dirigen a casa después de la cena, escuchamos la canción de Al Green Let’s Stay Together. Y continuando con la música diegética, podemos escuchar Darkest Eyes de la banda californiana Colleen Green cuando Jill Garvey, la hija de Kevin, sale de la habitación después de “ayudar” a uno de sus compañeros de juegos. De manera no diegética escuchamos el famoso tema de James Blake Retrogade, cuando Kevin Garvey se dirige a la celebración del Día de los Héroes, un festejo que termina en batalla campal y en el que escuchamos Sweet Love For The Planet Earth de Fuck Buttons y el Andante/Reflection de Richter. El compositor afincado en Berlín también es responsable de Vladimir’s Blues cuando Kevin trata de hablar con su esposa, y The Twin’s que suena en el flashback que abre el episodio. Para terminar, cuando los perros callejeros se cenan el oso blanco ciervo, escuchamos Are You Satisfied? de Reignwolf, nombre artístico del canadiense Jordan Cook.

Capítulo 2. Penguin One, Us Zero

La selección musical del segundo episodio depende mucho más del trabajo de Max Richter, que prácticamente suena durante todo el capítulo con breves melodías. A pesar de que muchas de ellas no son distinguibles, o son las mismas que en el piloto, si que puedo decir que cuando Meg Abbott regresa al bosque para enfrentarse con el árbol, suena el tema November, presente en el disco de 2012 titulado Memoryhouse. Además podemos escuchar otros dos temas, que en este caso forman parte de la acción: las dos canciones que suenan en el coche de los gemelos mientras Jill y Aimee espían a Nora, ambas del mismo cantante, Ty Segall. Primero se escucha de fondo Thank God for Sinners, del disco de 2012 del multinstrumentista californiano titulado Twins (que no está en Spotify y por tanto no aparece en la lista) y después Alone presente en su trabajo de 2010 Melted.

Capítulo 3. Two Boats and an Helicopter

En el sorprendente tercer episodio de la serie podemos encontrar, además del ya incluído previamente November de Max Richter, dos canciones más. La primera cuando Matt Jamison, el personaje de Christopher Eccleston, regresa del casino, y se empeña en quitar el nombre de una calle dedicada a un juez. El tema, que termina sonando en el coche es Love Will Keep Us Together escrito en los años setenta por Neil Sedaka y Howard Greenfield e interpretado en este caso por Captain & Tennille, una pareja pop que en 1975 conquistó al mundo con su versión. En lo que respecta a la segunda, se trata de la canción Take Me To Church del músico irlandés Hozier.

Capítulo 4. B.J. and the A.C.

Mientras observamos el proceso de producción de los bebés de juguete, suena, como primer tema del episodio, la canción I’m Not The One de los Black Keys. En los siguientes minutos podemos encontrar en la ficción de Damon Lindelof I don’t want no Bloodstains de Smokey Hogg,  All These Lights por The Grouch & Elligh o el tema que suena en los créditos, I Must See Jesus for Myself de la cantante de jazz famosa en los años 50, Lil Greenwood. Pero antes de terminar, y como ya es habitual, también suenan tres canciones de Richter: Organum, Last Days y The Twins, que también se escucha en el episodio siguiente.

Capítulo 5. Gladys.

Cuando Patti se pasa por el hospital a recoger a Laurie, suena de fondo Kiss On My List, del grupo de los 70, Hall & Oates, formado por la pareja Daryl Hall y John Oates. Cambiando de personaje, cuando Garvey no encuentra lo que busca en la morgue la escena la ambienta What a Fool Believes de los Doobie Brothers, mientras que cuando le vemos comprando una cerveza se escucha Warrior de Terry Divine-King & Winston Francis. En cuanto a las creaciones de Ritcher, además de The Twins, también volvemos a escuchar November.

imrs

Capítulo 6. Guest.

Muy apropiadamente, cuando Angel dispara a Nora escuchamos Angel Of Death de Slayer. Al final del episodio el tema elegido es Pass Them By de Agnes Obel, mientras que en la fiesta oímos A Taste of Silver de Until the Ribbon Breaks, que no aparece en la lista porque no está presente en Spotify. Over The Rulez de Braghetz y Don’t Dream It’s Over de Crowded House son las dos canciones que completan la lista musical de este capítulo.

Capítulo 7. Solace for Tired Feet.

Tras la huida del padre de Kevin, y durante y después de la pelea en el bar, escuchamos Miserere Mei Deus, una composición del siglo XVII. Mientras Jill está estudiando en la cocina el tema de fondo es Moaning Lisa Smile de Wolf Alice, mientras que en la escena con la segunda mujer embarazada se puede escuchar The Love You Save (May Be Your Own) de Joe Tex. Going Out de Hospitality y Love That’s Gone de La Sera también suenan en éste episodio, que termina con Pass Them By de la danesa Agnes Obel.

Capítulo 8. Cairo.

I’ve Got Dreams to Remember, del solista y compositor Otis Redding, es la canción elegida para la cena de Nora en casa de los Garvey. Para cerrar el episodio el tema escogido es All My Trials, un tema folk cantado por la solista llamada Odetta. Como no aparece entre las canciones de la artista en Spotify, he añadido a la lista la versión de la neoyorquina Joan Baez.

Capítulo 9. The Garveys at their best.

La canción elegida para la escena de apertura es The Girl from King Marie de Jody Reynolds, mientras que cuando Jill trabaja en su proyecto de ciencias suenan Punching in a Dream y Young Blood de la banda neozelandesa de rock alternativo The Naked and Famous. De camino a casa desde la escuela, podemos ver a la joven interpretada por Margaret Qualley escuchando Without You (feat. Usher) de David Guetta. Para ambientar la fiesta al comienzo suena Only a Fool Would Say de Steely Dan, y posteriormente Shotgun de Junior Walker & The All Stars.

Capítulo 10. The Prodigal Son Returns.

La versión de la excepcional Nina Simone del tema de Jacques Brel, Ne Me Quitte Pas sirve para abrir el último episodio de la temporada, en el que también se escucha otra versión, la de Apocalyptica de la canción de Metallica, Nothing Else Matters, cuando Jill trata de hablar con Nora. Mientras Kevin y Matt conducen de vuelta a la ciudad suena Dream de Al Green, y mientras están en el diner escuchamos Sleepwalk de Johnny & Santo.

John+Adams+004

Woodhull, Crane y Adams, patriotas televisivos por la Independencia


Aunque no es muy difícil encontrar una producción norteamericana con un alto nivel de patriotismo, (y esto no es una crítica) en días como hoy, en el que los estadounidenses celebran su Independance Day, algunas series de televisión resultan idóneas para conocer un poco más cómo fue el nacimiento de Estados Unidos y su ruptura con el Imperio Británico. Han pasado ya más de doscientos años desde que se pusiera fin al conflicto que enfrentaba a las colonias británicas de América del Norte contra el Reino de Gran Bretaña, y aunque las creaciones artísticas en torno a este tema siempre han sido abundantes, la televisión no ha sabido, o no ha querido, explotar convenientemente éste filón creativo. Más allá de algunas películas para la televisión, y de no ser por un par de creaciones estrenadas este año, la verdad es que ésta época tan interesante de la historia no cuenta con demasiados productos televisivos que nos ayuden a conocerla un poco mejor.

turn-amc-tca

- Turn. AMC. 2014-… La serie protagonizada por Jamie Bell, ha sido renovada recientemente para una segunda entrega, una buena noticia que nos permitirá seguir conociendo a los primeros espías norteamericanos. La producción, creada por Craig Silverstein, se sitúa en el año de la Declaración de Independencia, 1776, y narra la historia de lo que posteriormente se conocería como el Anillo Culper, una asociación de informadores que trabajaron en favor de los independentistas y en contra de la opresora corona británica. A pesar de que se le podría achacar cierta falta de ritmo, Turn es sin ninguna duda la serie de referencia para conocer un poco mejor los acontecimientos posteriores a la Declaración de Independencia, cuando las colonias se unieron y la corona británica se vio obligada a replegar sufuerzas en el estado de Nueva York, ante la cada vez más evidente falta de apoyo de la población. Las actividades de los insurgentes para construir una fuerza que terminase con el dominio británico, así como las contradicciones a las que personas como el personaje de Bell, Abe Woodhull, deben enfrentarse para luchar por lo que cree, son algunos de los aspectos más interesantes de esta producción.

- Sleepy Hollow. FOX. 2014-… La producción protagonizada por Tom Mison y Nicole Beharie no es una serie estrictamente histórica pero sí que tiene referencias ineludibles a la Guerra de la Independencia y aunque no con la misma intensidad y seriedad que otras, sirve para arrojar luz sobre la situación social que se vivía en aquella época, así como las relaciones entre los leales a la corona británica y los insurgentes. La serie creada por Alex Krutzman y Roberto Orci narra la historia, por todos conocida, de Ichabod Crane, un soldado del general George Washington que muere en medio de una misión. Más allá de los eventos sobrenaturales que llevan a Crane a regresar a la vida en pleno siglo XXI, la producción nos muestra como éste importante personaje del imaginario colectivo norteamericano fue un profesor de historia que llegó a América con los británicos pero que se convirtió en espía, abrumado por lo que él consideraba injusticias del imperio británico. A pesar de ser menos trascendental, y rigurosa, que la anterior resulta curioso el encuentro entre la mentalidad del siglo XVIII y la del siglo XXI y cómo, por ejemplo, los impuestos en su época fueron una razón para la guerra y ahora son asumidos como algo inevitable.

- John Adams. HBO. 2008 Aunque esta serie protagonizada por Paul Giamatti y Laura Linney ya tiene seis años, es probablemente la mejor producción en torno a la época. Basada en el libro homónimo de David McCullough, la serie arranca en 1770 con los sangrientos eventos de lo que posteriormente sería conocido como la masacre de Boston y se centra en la vida del político nacido en Massachusetts que de 1797 a 1801 fue el Presidente de los Estados Unidos. A pesar de que quizá le sobre algo de trascendencia y le falte ritmo, a lo largo de los siete episodios que dura, John Adams es un retrato cuidado y certero de la vida de la época, las dificultades políticas a las que los dirigentes del momento debieron hacer frente y el ansia con la que luchaban por una nación propia que les permitiese ser libres y no tener que rendir cuentas ante nadie. Ganadora de cuatro Globos de Oro y trece premios Emmy, la producción dirigida por el inglés Tom Hooper recoge lo mejor de las miniseries históricas británicas, rigor, cuidada ambientación y buenas interpretaciones para contar la historia de uno de los padres de la Declaración de la Independencia.

 

 

30rock_r

Cuatro comedias para un verano


Por muy largos y extensos que nos parezcan los dos meses que nos esperan por delante, quizá con vacaciones, quizá (otra vez) sin ellas, siempre quedan series de televisión con las que disfrutar de esta época tan televisivamente confusa. Y digo confusa porque aunque por un lado tengamos grandes regresos, como los de Ray Donovan, Masters Of Sex o The Bridge, por ejemplo, también nos encontramos con subproductos sacados de una escuela no profesional de guionistas con trastornos de personalidad… Pero dejemos eso para más adelante. En cualquier caso, si la tele no nos da lo que queremos, o lo que necesitamos, siempre podemos revisar la lista de producciones pendientes y encontrar series que no hemos visto y que, en muchos casos, son ideales para este tiempo de calor y descanso en el que lo que mejor entra es una buena comedia: de calidad, que nos divierta y nos respete como espectadores, que nos haga disfrutar y que nos permita regresar al trabajo en septiembre con una (o varias) nuevas series de las que hablar bajo el brazo. Y aquí os dejo mis recomendaciones.

entourage.jpg

El Séquito (Entourage). 2004-2011. 96 capítulos.

- Dosis necesaria. 1,5 capítulos al día, 10,6 a la semana. Las temporadas están distribuidas desigualmente, pero lo recomendable para llegar al uno de septiembre con la misión cumplida es terminar una por semana, dos en el caso de la Tercera que dura 20 episodios.

- Motivo para la elección. Hay pocas cosas más veraniegas que las playas de California, espléndidas y soleadas prácticamente en cualquier época del año. Si a eso le sumamos el espíritu juerguista y desvergonzado de sus protagonistas, su inevitable presencia en una fiesta cada dos o tres episodios, y sus ganas de conquistar a cualquier inocente mujer al precio que sea, esta producción será lo más cerca que estemos del verano ibicenco con el que siempre hemos soñado y que la economía nunca nos ha permitido.

- Ya, y ¿además? Además Entourage merece un visionado por personajes inolvidables de la televisión como el inigualable Ari Gold que interpreta Jeremy Piven, porque si nos gusta el mundo del cine disfrutaremos como enanos conociendo los entresijos del siempre cruel Hollywood y porque además la media de cameos interesantes es de las más altas de las series en los últimos tiempos.

- ¿Quién sale? Además del ya mencionado Jeremy Piven, ahora Mr.Selfridge en TVE1, nos encontramos con Kevin Connolly, Kevin Dillon, Adrian Grenier y Jerry Ferrara.

- Y si no lo ves claro…. En la actualidad se graba una película sobre la serie que se estrenará en junio de 2015.

30-Rock-Large

Rockefeller Center (30 Rock). 2006-2013. 139 capítulos.

- Dosis necesaria. 2,24 capítulos al día, 15,4 a la semana. Julio y agosto tienen nueve semanas, 30 Rock siete temporadas, de las cuales cinco tienen más de veinte episodios. Si no nos vemos con fuerzas para ver temporada por semana el final del verano probablemente nos sirva para hacernos con los capítulos finales.

- Motivo para la elección. El trabajo que no tendremos, el Nueva York en el que no viviremos, y la felicidad que da escoger una producción que sólo por sus capítulos “en directo” debería ser asignatura obligatoria para todos aquellos que quieran disfrutar más, o saber más, de la pequeña pantalla.

- ¿Quién sale? Con Tina Fey y Alec Baldwin a la cabeza, la serie de la NBC cuenta con un extenso elenco de secundarios que van desde el abnegado y trabajador paje Kenneth Parcell (Jack McBrayer), hasta las insufribles estrellas Tracy Jordan y Jenna Maroney (Tracy Morgan y Jane Krakowski) pasando por guionistas surrealistas, un paciente séquito y muchos más….

- Y si no lo ves claro…. Es muy probable que te estés perdiendo la serie metatelevisiva por excelencia de la historia de la televisión.

mindy_project

The Mindy Project. 2012- ___. 46 capítulos.

- Dosis necesaria. Si queremos que la búsqueda de la pareja perfecta por parte de esta joven ginecóloga de origen hindú se extienda en el tiempo lo máximo posible deberemos ver, como mucho, cinco episodios a la semana. Para rellenar fechas, los fines de semana podremos completar con las recomendaciones finales.

- Motivo para la elección. ¿Hay algo más relajado, más inocente y menos dañino para nuestro cerebro perjudicado por el calor que una comedia romántica centrada en una mujer adicta a las comedias románticas? Tanto si pasamos el verano solteros o “arrejuntados” siempre puede ser interesante descubrir cómo una treintañera con la vida profesional resuelta trata de buscar al dueño de su corazón.

- ¿Quién sale? La actriz Mindy Kalling da vida a la portagonista de esta historia Mindy Lahiri, creada por ella misma e inspirada por la vida de su propia madre. A su alrededor Chris Messina en un papel que a mí me ha servido para reconciliarme con él, después de profesarle un odio profundo por The Newsroom, el inglés Ed Weeks o el particular Ike Barinhoitz en el papel de desequilibrado tan necesario en este tipo de producciones. Por si fuese poco, como episódicos Chloe Sevigny, Glenn Howerton(It’s Always Sunny in Philadelphia), Timothy Olyphant (Justified) con coleta y Ben Feldman (Mad Men) entre otros.

- Y si no lo ves claro… Considero que la mala baba de Danny Castellano (Messina) y el idealismo de Mindy son imprescindibles y merecedores de nuestra atención. Aunque sea en verano, con la mitad de nuestro cerebro en modo reposo.

Uncle

Uncle. 2014-___. 6 capítulos.

- Dosis necesaria. Una única dosis de seis episodios, en una tarde de domingo tonta o una noche en la que los planes se han venido abajo. Como mucho, dos dosis de tres episodios en un par de siestas frustradas, aunque una vez has empezado es imposible detenerse.

- Motivos para la elección. No resulta muy difícil identificarse con el tío Andy, no ya en las secuencias iniciales, buscando coraje para terminar con todo, sino con esos momentos familiares con los que uno se encuentra sin querer y de los que siempre se obtiene algo, para bien o para mal. Sus momentos musicales, la interminable capacidad del personaje principal para ser un cafre…

- ¿Quién sale? A pesar de que sería más útil quedarnos con un “y qué más da quién sale” señalaré que el protagonista principal es el comediante y músico británico Nick Helm, junto a él nos encontraremos al joven Elliot Speller-Gillott en una de sus primeras experiencias televisivas.

- Y si no lo vez claro…. Risas, música y hombres maduros buscando el sentido de la vida. Y todo ello con sello british. Tan corta que la verás sin querer, y cuando termine no tendrás otra misión más que recomendarla. Seguro.

 

Y si éstas no os sirven, os convencen, o ya las habéis disfrutado, aquí quedan otras recomendaciones de las que ya hemos hablado en este blog…

Raising Hope, cancelada recientemente, formada por 88 episodios y centrada en una familia de la que no querrás despedirte nunca. O Party Down, más corta (20 episodios) y también más sinverguënza. Y por supuesto, éste es el mejor momento para ponerse al día con Parks & Recreation, ahora que el final parece estar cerca… Vamos, que si el verano no es televisivamente divertido es porque uno no quiere…