Mes: enero 2013

jeremy-piven-670x350_002

Querido Jeremy Piven:


No te voy a engañar y seré sincera desde el principio… Los que estábamos esperando tu regreso a la televisión soñábamos con que siguieses siendo Ari Gold, ese personaje tan mítico como odioso que te valió el reconomiento de tus compañeros de profesión, los críticos y la academia… Porque a pesar de que no era la persona más respetuosa, ni cariñosa, ni sincera del mundo, sus gestos, su temperamento al volante, o al frente de su empresa, su mejorable matrimonio y sus inmejorables respuestas para todos, le hicieron uno de los personajes más carismáticos y singulares de los últimos años. Y lo que todos esperábamos era un spin off, que nos garantizase la dosis anual necesaria de sinceridad, mala baba y cinismo. Aunque según las últimas noticias, podremos redimirnos levemente con la película de Entourage que ya ha comenzado a preparar Warner Bros. y en la que ya has confirmado tu presencia. Hasta entonces nos conformaremos con Mr.Selfridge que sin ser poco, ya que eres el protagonista de esta historia tan interesante y curiosa, no es suficiente para todos aquellos que hace demasiado que te encumbramos como nuestro personaje odioso favorito. Qué se le va a hacer.

AriGold1-520x324

Hace unos meses te decidiste a cruzar el charco y embarcarte en la nueva aventura de la ITV, una producción que narra la llegada a Londres de los almacenes Selfridge, de la mano de su fundador, Harry Gordon Selfridge. Este buen hombre, tan idealista como autocomplaciente llegó a Inglaterra con ganas de enseñarles a los “excolonizadores” como se hacen las cosas con elegancia y distinción, poniendo a su disposición unos grandes almacenes en los que se podía encontrar el mejor género llegado de todas las partes del mundo. En los primeros episodios ya hemos podido disfrutar del temperamento y el peculiar carácter de un hombre que no está dispuesto a rendirse, aunque se encuentra con diversos impedimientos en su camino.  En aquella época las altas esferas de la sociedad no acostumbraban a ir de compras, pero Selfridge cuenta con una imaginación y tenacidad que le llevan a desafiar las costumbres de la época, ante el asombro de la competencia, entre la que ya se encontraban esos grandes almacenes llamados Harrod’s.

Llegaste a la profesión con poco más de veinte años, y tras diversos proyectos poco conocidos, pusiste voz a un personaje la serie de animación Rugrats, aventuras en pañales. El comienzo de los noventa te sirvió para empezar a hacerte hueco en la industria, curiosamente con la película El Juego de Hollywood. En la televisión tus dos primeros trabajos no fueron menores, y si del 92 al 98 te diste a conocer en El Show de Larry Sanders, también te pudimos ver (digamos que despeluchado) en  Seinfeld.  Y  todo ello sin descuidar  la gran pantalla, participando en una de las películas más interesantes de la década, Heat. Ya en el nuevo siglo te pudimos ver en un capítulo de Will & Grace, y un año después pasaste de la romántica Serendipity a la bélica sorpresa de la temporada Black Hawk Down. Y los buenos tiempos llegaron en 2004, cuando el papel de Ari Gold llegó a tus manos y te sirvió para hacerte con tres premios Emmy consecutivos (2006, 2007 y 2008) y un Globo de Oro (2008).

Jeremy Piven as Harry Selfridge.

No se podía esperar menos teniendo en cuenta que llevabas la actuación en la sangre, puesto que eres hijo de la pareja de actores-directores formada por Byrne Piven y Joyce Hiller Piven, habituales de la escena teatral norteamericana y fundadores de la Piven Theatre Workshop  situado en Evanston, Illinois, muy cerca de Chicago. En esta localidad a las orillas del Lago Michigan llegó Jeremy en su adolescencia, y allí conoció al trío de hermanos Cusack, John, Joan y Ann, siendo por todos conocida la intensa amistad que siempre has mantenido con el primero, a pesar de que llegásteis a compartir piso. Así que con estos moldes, casi resultó inevitable que en 2008 te animases a saltar a las tablas de Broadway con la obra de David Mamet Speed-the-Plow, en la que también participó mi querida Elizabeth Moos. Pero tu aventura fue corta, ya que tu incondicional amor por el sushi, un romance que mantuviste estrictamente durante veinte años, te obligó a abandonar la obra, ante el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Una peculiaridad más en la vida de un hombre que se considera judío-budista y en cuenta de Twitter se define como “aspirante a batería”.

Me despido sin saber aún si me gusta que vayáis a exprimir un poco más aún la naranja llamada Entourage, aún sabiendo que la impresión que cause la película, influirá en el recuerdo final que dejó la mágnifica producción que fue unos años antes de que terminase. Y esperando que Mr. Selfridge se ocupe de que los guiones alcancen el nivel de la recreación histórica, sin enredarse en giros romántico-dramáticos llenos de emociones en perjuicio de tramas más interesantes. Porque si no la época eduardiana pasará a la historia de las series de televisión como la “época culebroniana”. Y porque, aún sin saber muy bien por qué o por quién, Harry Selfridge te resta esa hombría que Ari Gold te había otorgado. Esa inolvidable hombría.

nashville

Banda Sonora: Nashville


Antes de que regrese Smash para demostrarnos como no se debe hacer un musical, os quiero dejar por aquí algunas de las canciones que podemos escuchar en Nashville, uno de los estrenos más interesantes de la temporada 2012-2013. Para aquellos que se desaniman sólo con oír la palabra country, animarles a asomarse a esta producción de Callie Khouri en la que además de encontrar los temas que cantan los personajes durante la serie, se encuentran numerosas canciones del mismo género, el folk o el rock. Además cuenta con Connie Britton y Hayden Panettiere como protagonistas principales, y aunque en los primeros capítulos no comparten muchas escenas, conforme avanza la trama los espectadores podemos disfrutar de intensos duelos interpretativos que sin duda son uno de los alicientes de la serie.

Las canciones de Rayna, Scarlett, Deacon, Gunnar e incluso las de Juliette y Avery, han sido, inteligentemente, recopiladas en un disco que salió a la venta el pasado mes de diciembre, y que podemos encontrar en las tiendas americanas de iTunes y Amazon (y en otros lugares también, busquen). Pero aquellas que escuchan en un bar o en el coche, las que adornan escenas y acompañan la historia se han quedado fuera de este disco, y por ello las he querido recopilar en la siguiente lista de Spotify. Mi nombre de usuario es AloFer, (buscar así: “spotify:user: Alo Fdez Larrechi”) y la decimotercera lista de reproducción es ésta. Dada su extensión, dejo a la curiosidad de cada uno la búsqueda de más información sobre artistas y temas, si bien quiero destacar la presencia de Lindi Ortega, AgesandAges, Gary Clark Jr. The Cadillac Black, la televisiva Miranda Lambert o la mítica Tammy Wynette.

Nashville-530x310

Primer Episodio. Pilot.

- Even If It Breaks Your Heart. Eli Young Band.

- Sin for a Sin. Miranda Lambert.

- Stand By Your Man. Tammy Wynette

Segundo episodio. I Can’t Help It (If I’m Still in Love with You)

- Little Lie. Lindi Ortega.

- Hail Hail. Shovels & Rope

- If I Wanted Someone. Dawes.

- She’s Just A Girl I Used To Know. George Jones.

Tercer Episodio. Someday You’ll Call My Name.

- Got My Country On. Chris Cagle.

- Country Caravan. Biltzen Trapper.

Cuarto Episodio. We Live In Two Different Worlds.

- This Can’t Be The Last Time. Sugar & The Hi Lows

- Murder Of Crows. Lindi Ortega.

- Alright You Restless. AgesandAges.

Quinto Episodio. Move It on Over.

- Fairline. The Dirty Guv’nahs.

Sexto Episodio. You’re Gonna Change (Or I’m Gonna Leave)

- Gasoline and Matches. Buddy Miller & Julie Miller.

- Telephone. The Black Angels.

- You Ain’t Woman Enough To Take My Man. Loretta Lym.

- Don’t Owe You a Thang. Gary Clark Jr.

- Runner Ups. Kurt Vile.

Séptiomo Episodio. Lovesick Blues.

- Tennesse Mojo. The Cadillac Black

- I’m Rockin’. The Cadillac Black.

- Get Your Buzz On. The Cadillac Black.

- Midnight and Lonesome. Buddy Miller.

- Heart of Rythm. Ryan Bingham.

- 90 Miles an Hour. Brian Keane.

Octavo Episodio. Where He Leads Me.

Steal Black. Aunt Martha.

- Anything You Want Dear. Zeus.

Noveno Episodio. Be Careful of the Stones You Throw.

- Leading to Death. POLIÇA

- Returning To The Living Water. Buddy Miller.

Décimo Episodio. I’m Sorry for You, My Friend.

- I Made The Law. The Acorn.

- Would That Not Be Nice. Divine Fits.

- Catamaran. Allah-Las.

- Bright Lights. Gary Clark Jr.

- Takin’ Care Of Business. Batcham Turner Overdrive.

Undécimo Episodio. You Win Again.

- Workin’ Man Zombie. the 4onthefloor.

- Flowers of the Broken Hearted. Anderson East.

Bonus Track.

La canción que bordan Scarlett y Gunnar, Clare Bowen y Sam Palladio, If I Didn’t Know Better pertenece a The Civil Wars un dúo originaria de Nashville que el año pasado se hizo con el Grammy al Mejor Dúo y al Mejor Albúm de Folk gracias a su último trabajo Barton Hollow. En la actualidad la pareja ha decidido tomarse un descanso por las diferencias existentes entre ellos. Seguro que a los fans de la serie les suena todo esto.

4464174-3x2-700x467

Algunos apuntes sobre los Globos de Oro


Si partimos del hecho de que las nominaciones ya habían sido suficientemente cabreantes por sí mismas, resulta obvio que la noche tampoco iba a resultar satisfactoria. Sin embargo, perdido casi todo de antemano, resultó grato vivir una ceremonia en la que en drama no podían ganar todos los que deseabas y en comedia no podia ganar nadie de los que querías. Aunque no por ello era inevitable la sorpresa. Ni el aumento de la indignación.

VoUFVD--qLbl

-       Girls no es una comedia (al uso): No llegará a Neox, no lo verán nuestros primos pequeños, ni probablemente les guste a nuestras madres. La historia de cuatro chicas de Nueva York que tratan de abrirse un hueco en el mundo encuentra la sonrisa del espectador más por lo absurdo de algunas situaciones que por el talento innato que la Dunham tenga para la comedia. Y no creo que sea eso lo que se trate de premiar.

-       Y Lena Dunham no es cómica. Más allá del hecho que de un cómico se espera la gracia natural, y la Dunham no la tiene, resultó muy paradójico verla dando las gracias y diciendo lo mucho que admira a sus compañeras de categoría, que casi la doblan en edad, en experiencia y en sonrisas provocadas. Estoy convencida de que esta joven multitarea, de la que estaremos hartos en quince años cuando arrase en el mundo del cine, anoche perdió fans, viendo su hipterismo adocenado por los galadones. Porque en el fondo es la típica moderna que sucumbe a los encantos de cosas “menos modernas”.

-       Don Cheadle tampoco. Tan aberrante como ver a la Dunham sobre el escenario mientras Fey y Poehler aprovechaban el tiempo en cosas mejores fue ver a Don Cheadle recoger el premio a Mejor Actor de Comedia. Desconozco si la Asociación de Críticos de Hollywood le debe algo al protagonista de House of Lies, ni si es muy importante, pero es difícil explicar con palabras la gran injusticia que se cometió en esta categoría. No por Louis C.K, que ya es adulto y podrá vivir con ello, o más bien sin, sino por el hecho de premiar a alguien que de ninguna manera lo merece. O más claramente, como si en vez de haber sido Girls premiada como mejor comedia, lo habría sido Smash ¿Me explico?

-       Homeland, Homeland. Eran los premios más previsibles de todos, por mucho que nos apene a aquellos que somos “Breaking Badianos”, porque también eran los más merecidos. La segunda temporada de la serie de Showtime ha sido un cúmulo de grandes momentos televisivos, que han conseguido el aplauso de la crítica y el público y han asentado a sus protagonistas como dos de los grandes intérpretes del momento. Merecedora de todos los galardones habidos y por haber, el año que viene, en el que despediremos a la serie de Gilligan, y a alguna más, quizá cambien las tornas, pero hasta entonces Brodie y Carrie serán los protagonistas de “el drama”.

-       Soy Claire Danes y soy muy grande. La treintañera neoyorquina que en su día fue estudiante de Yale es una de las mejores actrices de su generación y lo confirma año tras año. Con el de ayer Danes tiene tres Globos de Oro consecutivos, cuatro con el de 1995, dos por Homeland y el primero por su magnífico papel en Temple Grandin. Digna de admiración también es su capacidad para meterse en ese fantástico vestido rojo un mes después de dar a luz, con tanta naturalidad como con la que grabó la temporada por la que fue premiada.

-       Tina Fey y Amy Poehler Forever. Aunque es cierto que Will Ferrell y Kristen Wigg tuvieron sus minutos de gloria, y fueron bastantes los que opinaron que se merecen un papel más relevante esl año que viene, mi apuesta segura son esas dos diosas de la comedia que repartieron comentarios jocosos a diestro y siniestro nada más comenzar. Sin duda alguna mi preferido fue el dedicado a Bigelow y sus conocimientos sobre la tortura tras haber estado casada con James Cameron, aunque la comentada soledad de Anne Hathaway en la entrega de los Oscar tampoco estuvo mal. Decídselo a Sacha Baron Coen, que  como demostró anoche ante la indiferencia de sus compañeros, cree que la gracia reside en la ofensa.

-       Las parejas “entregadoras”. El séptimo arte se convulsionó como tal cuando dos mentes privilegiadas de la interpretación como son Arnold Schwarzenegger y Silvester Stallone entregaron el Globo de Or a la Mejor Película de Habla Extranjera a Amor, y Michael Haneke lo recogió a manos de su compatriota. Lo grande y lo banal de una misma industria intercambiando saludos gracias al premio de la crítica. Ahí hay malicia.

-       La belleza no hace la clase. Ni el gusto. Ni viceversa. Creo que no me equivoco si digo que la única que consiguió el aplauso general de las fashion victims fue Julianne Moore con su fantástico vestido en blanco y negro. Y ya. Los vestidos de Jessica Chastain, Jodie Foster, Lucy Liu, Julianna Margulies y Eva Longoria, el fanatismo nude de Amy Adams y otras tantas con el mismo color de piel, el rosa palo de Panettiere, el berenjena de la Dunham y alguno que me dejo por ahí son la quintaesencia de la injusticia, o como tener la posibilidad de ponerte cualquier cosa y acabas yendo como un adefesio. Qué lástima.

-       Petición del televidente. En mis mejores sueños me imagino que Louis C.K ha vuelto hoy a casa, se ha plantado delante de unos folios y la próxima temporada de Louie, no sé muy bien cómo ni porqué nos regalará un capítulo triple con los entresijos de la ceremonia en el más puro estilo de su última temporada. Eso sí que daría sentido a la pasada noche.

Tom-Hardy-band-of-brothers-screencap-00046

Historia de unos hombres valientes


Los parones en las emisiones de series en la televisión norteamericana son, en el fondo, una oportunidad sin igual de dedicar nuestro tiempo a series que, a buen seguro, todos tenemos pendientes. Entre las mías se encontraba, hasta hace unos días una miniserie de hace ¡¡12 años!! con muchas caras conocidas, notables interpretaciones y una producción envidiable que la convierten en una de las grandes del género. Band of Brothers es la nueva serie que ha pasado a mi lista de cosas que debería haber hecho hace tiempo, gracias a las virtudes descritas previamente y lo grato que resulta encontrarse con una historia interesante, llena de grandes momentos y un conjunto de personajes inolvidables.

PD45026601_BKA6EE_1928488b

Ese grupo está formado por los hombres de la Compañía Easy y uno de sus primeros jefes de sección, el teniente Winters, que en 1944 fueron enviados por el Ejército de los Estados Unidos a Europa para hacer frente a la amenaza nazi que se cernía sobre el continente y que encabezada Adolf Hitler. Jóvenes dispuestos a saltar sobre el enemigo por cuestiones económicas o sociales, voluntarios que parecen dispuestos a todo por una victoria que termine con los desafíos lanzados por regímenes totalitarios, Band of Brothers comienza horas antes de una de las jornadas clave de la II Guerra Mundial, el 6 de junio, el Día D. Muy pronto descubrimos que no todos son buenos en el lado bueno, que los galones no hacen la valentía, ni frenan la cordura, y que ante nosotros se encuentran unos hombres dispuestos a acabar con sus propias carreras si creen que no se aplican medidas justas con los suyos. Las personas ideales con las que irse a un lugar tan desagradable como es la guerra.

El prometedor comienzo no se detiene con el paso de los capítulos, y aunque éste conflicto lo hemos podido ver en multitud de ocasiones en la gran pantalla, la producción de Steven Spielberg y Tom Hanks no pierde interés en ningún momento. Tras la llegada de la Compañía Easy a tierras galas, la acción se traslada a Holanda, donde la población llevaba cuatro años sufriendo el régimen de Hitler, y regresa a Francia para defender con valentía Bastogne. A partir de ahí, el infierno en la nieve, una lucha sin tregua por causas en las que quizá el cansancio ya no les deja creer, y en la mente humana, en forma de inesperados campos de concentración que resultan increíbles a los ojos de unos hombres que ya creían haberlo visto todo. Un año después de su llegada a Europa se atisba el final de la contienda, se intenta sacar provecho de la aventura y se observa el futuro con miedo y con esperanza, lamentando algunos el tiempo perdido.

currahee_1237

En ese intenso viaje en el que la violencia no da respiro, las estaciones se suceden y el ruido de la muerte lo rompen las armas que lo provocan, los hombres se mantienen unidos sin rendirse y sin, porqué no decirlo, perder la cabeza. Con el Teniente Winters como guía, los soldados llevan a cabo su labor como se espera de ellos, sin cuestionar órdenes ni hacer preguntas. Al relato conjunto se une la historia personal de algunos de los miembros de la Compañía Easy, acercándonos así a las vivencias íntimas de unos hombres que en muy poco tiempo tuvieron que asumir que su misión era combatir al precio que fuese. La agotadora labor de aquellos que trabajan por la salud de los demás, el limbo en el que se sumen los que no aceptan la realidad que les rodea o el compromiso que asumen con sus compañeros, que va más allá de sus obligaciones, nos acercan a una historia en la que los hombres que la protagonizaron siempre tuvieron un momento para detenerse a ayudar un compañero.

Basada en el libro homónimo de Stephen Ambrose, la producción de la HBO es una delicia para los paladares televisivos más exigentes, algo lógico por otra parte a la vista de los ingredientes que la componen. Band of Brothers es una oportunidad como pocas de acercarse a la II Guerra Mundial desde una perspectiva más cercana y extensa que muchos de los largometrajes previos del género, descubriendo algunas de las operaciones más importantes de la contienda y otros hechos menores, aunque igual de importantes, para aquellos que los vivieron.  Y es también un merecido homenaje a aquellos hombres que se dejaron la piel en el campo de batalla, que daban vida y forma a las operaciones de altos mandos a los que les quedaba lejos el tiempo en el que empuñaron un arma, los hombres que hicieron posible que el mal no venciese, sin tener en cuenta lo que suponía para ellos ni pararse a pensar en cuál era el rédito de todo aquello.

Wallpaper-band-of-brothers-32444137-1280-720

El placer que supone encontrar un trabajo tan magnífico como éste es aún mayor si tenemos en cuenta la correcta discreción que caracteriza las series de estreno de los últimos tiempos. Si además nos paramos a pensar en la cantidad de caras conocidas, y de personajes “eternos”, que encontramos en ésta producción, la sensación no puede ser mejor. Para bien y para mal, respectivamente, a partir de ahora nunca podré ver de la misma forma a Damian Lewis y David Schwimmer. Michael Cudlitz, Neal McDonough, Scott Grimes o Ross McCall son otras de las caras conocidas que los habituales de la pequeña podemos reconocer en el reparto, donde también se encuentra uno de los intérpretes de moda, Michael Fassbender, que prácticamente debutó en la pantalla con este trabajo. Pero son sólo algunos de los nombres que encontramos en un elenco tan extenso como acertado, que contribuyó sin duda a engrandecer la calidad de la obra. Band of Brothers es, en definitiva y por si aún no había quedado claro, una serie imprescindible para los amantes de la televisión, el cine bélico y las grandes historias bien contadas.