La realidad y la credibilidad


La comunidad seriéfila lleva varias semanas, casi tantas como tiempo lleva en emisión, teniendo conversaciones (unas más sesudas e importantes que otras) sobre la verosimilitud y la credibilidad de los hechos que suceden en The Newsroom, una serie que trata de reflejar el trabajo de una redacción de noticias de un importante grupo de comunicación…. Por si esto fuese poco, desde la emisión del quinto capítulo de la quinta temporada de Breaking Bad anda el personal revuelto, aquí y en los States, preguntándose si Gilligan se ha rendido a los pies de la inverosimilitud, defraudándonos a todos un poco. Y qué queréis que os diga, pero a mí me parece que lo que necesitamos es que la temporada empiece ya para así poder tener cosas verdaderamente importantes sobre las que escribir (sic). Porque preguntarnos por la verosimilitud de obras de ficción es, o eso creo yo, un acto hipócrita y aleatorio, ya que ficción son muchas de las series que vemos y sin embargo no es una queja que esgrimamos con cada una de ellas.

The Newsroom es creíble, como antes lo fueron The West Wing o Studio 60 por citar dos de los trabajos de Sorkin, pero difícilmente es verosímil o admisible como real. ¿Por qué? Porque resulta difícil creer, por ejemplo, que haya nadie en el mundo con contactos tan fabulosos como los de Jim, y más si vienes de pasar una buena temporada en la otra punta del mundo, un jefe tan arriesgado y simpático como Charlie, o un tipo tan cínico como Will. Por no hablar de la capacidad de unión de esa redacción, que va en masa a festejar el cumpleaños de su jefe a su casa o sacrifican un domingo para saber más sobre el Hombre de las Nieves. Porque ahí es cuando Sorkin demuestra que la veracidad no tiene porqué destrozarte una buena historia, si la quieres contar y tienes medios para hacerlo. El tiroteo de Tucson en el que resultó gravemente herida la congresista Giffords y la captura de Bin Laden fueron dos de los hechos informativamente más relevantes de la temporada pasada en Estados Unidos, y el creador no ha querido renunciar a ellos, a pesar de lo desfavorable del calendario.

Sorkin ha intentado aclarar que “el espectáculo está destinado a ser una fantasía desde la que hacer frente a problemas serios…” y que si parece y se siente como real, ¿por qué no va a ser real? Ciñéndome a los argumentos antes expuestos, la respuesta es muy simple: por mucho que a algunos les gustaría estar al pie del cañón en todas las noticias importantes, las redacciones tienen sus equipos, sus programas y sus turnos. Y respecto al hecho de hacer frente a los problemas serios, no se entiende porqué no ha reescrito y ficcionado todas los hechos relevantes, como ya hiciera en The West Wing, desentendiéndose así del pesado, dañino y utilizable, lastre de la veracidad.

Breaking Bad también es creíble, adoro a Walter White y como ha quedado sobradamente demostrado aquí mismo, para mí es la mejor serie que se emite en la actualidad. Pero en ningún momento he llegado a creer que existe alguien como este profesor de química de Albuquerque, que durante un año ha vivido impunemente, una vida más propia de un moderno “Billy el Niño” que del mortal que supone ser. Es posible, claro que sí, como lo son un buen puñado de historias sorprendentes que cada año descubrimos gracias a conversaciones con nuestro vecino, nuestros amigos o en los medios de comunicación, pero son hechos muy puntuales que nuestra conciencia y nuestro conocimiento de la “vida real” califica como poco probables. Así que cuestionar ahora si la escena del tren y los bidones es tramposa, por aquello de lo casual de la posición de los mismos (que para mí no lo es) es ridículo, y más después del final de la cuarta temporada, la escena del aparcamiento y los gemelos, o un buen puñado de hechos delictivos de los que los protagonistas salen indemnes sin apenas despeinarse.

Hace poco más de una semana Vince Gilligan le contó a Conan O´Brien en la TBS que la idea central de Breaking Bad surgió gracias a una noticia del New York Times, que describía la historia de un hombre que fabricaba metanfetaminas en una caravana. Desde ahí, los personajes y las tramas fueron tomando forma en su cabeza, y en las de los siete guionistas. Así que nuestro querido Walter es fruto de la unión de muchas cabezas pensantes, con sus ideas locas, y un traficante con poca fortuna, al que se le añadió una terrible enfermedad y con ello una premisa inicial con la que “justificar” el devenir de los acontecimientos.

La ficción es ficción porque, obviamente, no es real, y si una producción es otra cosa, lo especifica o tiene otro nombre. Para mí son tan creíbles The Newsroom y Breaking Bad como lo pudieron ser, por ejemplo, Friends o The Wire. Porque, desde el cariño, no concibo que seis personas convivan tanto tiempo de una manera tan feliz ni que los policías, ni esos, ni ningunos, sean tan oportunamente brillantes. Pero no por ello me molesto en pensar  en la veracidad de cada uno de los hechos que me cuenta, como cuando veo un documental, o las noticias. Puedo creérmelo o no, pero en ningún caso tengo razones para pensar que es real. Y por lo tanto, no le exijo que, constantemente, se ciña a la pura realidad.

Comments
5 Responses to “La realidad y la credibilidad”
  1. Enhorabuena por el post, buenísima reflexión cargada de verdades! :)

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. [...] aquí como allí), sobre las reglas del juego de ciertas series y su supuesta verosimilitud. En Aquí solo se habla de series nos dan su visión sobre los casos de ‘The Newsroom‘ y ‘Breaking [...]

  2. [...] aquí como allí), sobre las reglas del juego de ciertas series y su supuesta verosimilitud. En Aquí solo se habla de series nos dan su visión sobre los casos de ‘The Newsroom‘ y ‘Breaking [...]

  3. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos La realidad y la credibilidad enserioaquisolosehabladeseries.wordpress.com/2012/08/16/l…  por equisdx hace [...]



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.005 seguidores

%d personas les gusta esto: